Cuaderno de pantalla que empezó a finales de marzo del año 2010, para hablar de poesía, y que luego se fue extendiendo a todo tipo de actividades y situaciones o bien conectadas (manuscritos, investigación, métrica, bibliotecas, archivos, autores...) o bien más alejadas (árboles, viajes, gentes...) Y finalmente, a todo, que para eso se crearon estos cuadernos.

Amigos, colegas, lectores con los que comparto el cuaderno

miércoles, 24 de noviembre de 2010

César Vallejo y los sonetos

Es realmente llamativo la lucha que César Vallejo mantuvo con la forma más tradicional de las estrofas, hasta el punto de que quien lea su obra poética desde esa perspectiva se percatará de que recorrió un camino, por tortuoso, muy creativo, en el que, desde el punto de vista métrico, intentó fidelidad y huida, construir y destruir ese cauce versal. Un tanto por cierto abundantísimo de su obra, sobre todo en sus primeros libros, son sonetos de factura clásica, en los que el vaso formal desborda contenidos y aventuras expresivas; pronto esa capacidad de Vallejo por decir distinto y más lejos de lo que había conocido comienza a romper sonetos, por todos lados; aun así, volviendo una y otra vez al molde clásico, mantenido cada vez con dificultad. En esa lucha van quedando restos de la batalla, los más curiosos: su constante preferencia por poemas de cuatro estrofas, en las que trasparenta la vieja forma soneto, quebrada, rehecha, traicionada... Algunos ejemplos son casi modelos perfectos de cómo se varía un soneto. O de cómo se vuelve a él, para observar los destrozos: unas veces es deformando los terceros: otras añadiendo algún verso, a modo de estrambote.
Copio un ejemplo bastante claro, me parece:

Así pasa la vida, como raro espejismo
¡la rosa azul que alumbra y da el ser al cardo!
Junto al dogma del fardo
matador, el sofisma del Bien y la Razón!

Se ha cogido, al acaso, lo que rozó la mano;
los perfumes volaron, y entre ellos se ha sentido
el moho que a mitad de la ruta ha crecido
en el manzano seco de la muerta Ilusión.

Así pasa la vida,
con cánticos aleves de agostada bacante.
Yo voy todo azorado, adelante... adelante,
rezongando mi marcha funeral.

Van al pie de brahacmánicos elefantes reales,
y al sórdido abejeo de un hervor mercurial,
parejas que alzan brindis esculpidos en roca
y olvidados crespúsculos una cruz en la boca.

Así pasa la vida, vasta orquesta de Esfinges
que arrojaron al Vacío su marcha funeral.

En la edición de Américo Ferrari, que manejo por comodidad ahora, se editan en Los Heraldos Negros una quincena de sonetos perfectos y hasta una decena de contrahechos de diversa manera  (por ejemplo “Truenos”, “Líneas”), en donde no faltan los de metro diverso, como “Lluvia” (de eneasílabos), los de alejandrinos (“Encaje de fiebre”), los mixtos (“Los anillos fatigados”), y desde luego el poema de cuatro estrofas, como ya dije. En el libro siguiente, en Trilce, la sensación es que Vallejo avanza todavía más en su laboratorio métrico, pues el libro se abre con toda una batería de poemas que se encauzan a través de las cuatro estrofas y que, aun anunciando la silva moderna, todavía conservan esa cuádruple división estrófica que delata su abolengo sonetil. Hacia la mitad del libro la ruptura parece lograrse por su mayor extensión, resueltamente hacia la silva moderna, con menos retrocesos hacia la forma pura del soneto viejo (el  XXXIV, el XXXVII, el XXXVIII... por ejemplo) y mayor audacia en las transgresiones. Tanto es así, que bien pudiera leerse Trilce como un ensayo de destrozar y rehacer sonetos. Alguno se acerca todavía (“La tarde cocinera se detiene....”, el XLVI) al soneto clásico, aunque siempre con quiebros y guiños (“Cratrerizados los puntos más altos, los puntos...”, el LVII), que están a punto de hacerlo irreconocible (“”Ha triunfado otro ay. La verdad está allí...”, el LXXIII). Algo semejante se observa en algunos “Poemas en prosa”.  Finalmente, en Poemas humanos parece haberse superado esta lucha amor odio con la forma soneto, que se puede volver a escribir a la manera antigua (“Me moriré en París con aguacero....”; “Quiero escribir, pero me sale espuma...”), con alguna licencia (“Sombrero, abrigo, guantes...”), pero que ha desembocado ya en poemas de mayor aliento, más extensos sin duda, en donde la vieja forma de cuatro estrofas sigue apareciendo como recuerdo, pero desbordada ya por una inspiración mucho más abierta, tal, por citar uno entre todos, el “Me viene, hay días, una gana ubérrima, política....” Quizá lo más significativo sea, en consecuencia, que Vallejo consigue salir de la prisión del soneto y sus consecuencias, salir de la lucha, y que por esa razón exhibe una gran variedad de resultados métricos, que le permiten ese aliento épico y emocionado de España aparta de mí este caliz.



Ejemplos de los primeros contrafactas que se pueden leer como campo de batalla para zafarse del soneto o para retorcer su estructura: “A mi hermano Miguel”.  Otro texto que copio ahora (se puede agrandar para leerlo mejor) es  de la edición milanesa (Lerici) de 1964, que manejamos –junto a la de Losada, a la que sigue– en mi generación.

4 comentarios:

  1. MANUEL VARELLA (Coimbra, 1940- )

    "... tal qual Almada!" (M. V.)



    Cansei de repetir a palavra.
    Palavra, sim, mas cansei
    Tudo o que disse antes disse
    e repeti, para voltar a dizer
    a mesma palavra e cansei:
    Vou dizer que estou cansado de tudo,
    vou dizer que estou farto
    de não estar cansado
    de morrer por dentro.
    Cansei tudo.
    Repito e não repito a palavra
    e unicamente palavras repetidas.

    Tema: Voltas de um fonema
    Desequilibrado torcido
    No som de uma palavra:
    Merda.


    De “O Programa” In “Programa simplificado”, 1972

    ----------------------------------

    Homem de cérebro sem correio,
    sem caixote nem esquema certo,
    levanta a caixa e põe a tampa
    na fenda de chave inglesa.
    Telefonema logrado.
    Fechado o programa,
    texto repetido e homem cansado,
    de pé, lá e por cá ao quilómetro
    de quinta a quinta-feira à tarde.
    Programa do almoço. Recitação.
    Aóaóaóaóaóaóaóaóa. Hino. MANUTENÇÃO.
    Computador avariado.
    Telegrama sem destino.
    Texto: ENVIEM tic TÓNICO tic
    URGENTE COMPUTAZIPIZZZÓAFFFsss
    Fim do programa. SORRISO. HINO.
    Matemàticamente delirante.


    De “A Simplificação” In “Programa simplificado”, 1972

    -------------------------------------

    imagens rupestres

    4.
    Nem à dor desperdiço tempo
    nem ao cantar das lavradeiras
    nem a ditadores d’alta frequência;
    a minha cidade de sol tão longe,
    leva-me a juventude, o amor,
    sem pensar que tirar é dar
    outra vida dourada, levada
    na saudade corrente a esquecer.

    Volto às nuvens luminosas do poema,
    ao orgulho desmedido da caçada
    luas céleres voam entre moinhos,
    dialogam aos ventos cruzados
    tão certos na escrita como na palavra.


    In “Poemas em Estado de Sítio : nem redondilhas nem sonetos”, 2008 (Ed. de Autor)

    ResponderEliminar
  2. Rogué a Sofía, en algún momento, que no dejara de apostillar con versos portugueses los que aquí iban apareciendo –y le rogue más cosas, pero por ahora eso al menos–, de manera que, además del eco lírico en portugués, se fuera conformando un pequeño corpus de poesía y poetas lusos. Y lo está haciendo maravillosamente.
    Muchas gracias, Sofía; dentro de poco podremos hacer un primer recuento, ¿te parece?

    ResponderEliminar
  3. ...O LOUVAMINHAS...


    "imagem interpessoal"

    Tarde chego a todo o sistema,
    àquela mancha cinza, ocre e
    sanguínea, que nos tira o saber
    metálico, que respira por nós
    num túnel de sonhos pensativo,
    em forma de magnético reduzido.

    Mesmo assim voltado ao vento,
    prenúncios do passado distinto
    me dizem mãos no pensamento
    de imagens no cais do lamento,
    onde a vida corre ao milímetro...

    (21 de Julho de 2010)

    --------------------------

    "o vento que nos guarda"

    Elegia

    para meu irmão António


    Ele bem quisera afastar o frio
    das florestas pequenas do Mundo,
    com falas assimétricas, onde o vento
    se aconchega por momentos
    vividos entre madeiras de quebrança;

    Densas flores geladas à hora certa,
    queimadas de sussurros e milagres
    de ventos impetuosos, num silêncio
    sagrado entre nós os desesperados,
    num suave sono esquecido de Março.

    Porque hei-de chorar enquanto
    no mar alto se esvai tudo na terra...
    e tudo se perde em lágrimas ao mar?

    (24 de Março de 2010)


    por MateusVoltado (Manuel Varella)
    http://louvaminhas.blogs.sapo.pt/

    ResponderEliminar
  4. ¿Recuento? ¿Antología? Pablo, sería este un inventario muy indisciplinado, anárquico, avezo a metodologías (mea culpa, lo sé), quizás ingrato para aquellos/as que injustamente todavía no fueran declamados por escrito… ¿Qué propones hacer? Estoy muy curiosa. Espectadora de mi misma, me veo.

    ResponderEliminar