HAN GANADO LOS MALOS

Cuaderno de pantalla que empezó a finales de marzo del año 2010, para hablar de poesía, y que luego se fue extendiendo a todo tipo de actividades y situaciones o bien conectadas (manuscritos, investigación, métrica, bibliotecas, archivos, autores...) o bien más alejadas (árboles, viajes, gentes...) Y finalmente, a todo, que para eso se crearon estos cuadernos.

Amigos, colegas, lectores con los que comparto el cuaderno

sábado, 19 de julio de 2014

Campanas de Venecia


Una glicinia que remonta el muro
y una campana que distante suena,
la tarde que se va y alarga sombras
y estos versos de amor que no te llegan;

y no te llegan porque nunca existes,
eres tan solo lo que el verso intenta,
el esfuerzo para llevarte al lado;
no existe nada que no sea tu ausencia;

me voy contigo a donde me acompañas
solo en los versos estuviste cerca
el ritmo de mis voces eran labios
melodía y canción y beso y queja

Mira conmigo esa glicinia en flor
que abre su aroma azul y al muro trepa.



viernes, 18 de julio de 2014

El mosquito de la trompetilla

Nada alcanza la suma inteligencia
de un mosquito nocturno y trompetero
que espera siempre a que la luz se apague
y que su víctima se entregue al sueño,

allí es entonces cuando viene y clava,
cuando elige el lugar del alimento
y cuando con pertrechos afilados
penetra   chupa y deja su veneno;

y he aquí que el primer picor te llega
y te rascas la dermis placentero;
mas hete aquí que aquello se repite
y descubres el grano que te han hecho.

La que muerde es la dama del mosquito;
comentarios no habrá de ningún género.



jueves, 17 de julio de 2014

El viajero




El viajero se va –porque es lo suyo–
con maletín de ruedas y mochila;
tiene que hablar con otras gentes, dice,
llegar a donde está la lejanía.

A los humanos se les cierra el tiempo,
un rincón tienen que llamamos “vida”,
un tiempo de cerezas que se acaba,
hagan lo que hagan, digan lo que digan.

El ritmo de este blog será más lento,
solo de vez en cuando lo que escriba;
me llevo la libreta con los versos:
el norte languedoc venecia china....

El viajero se va no sabe dónde.
Lleva la soledad por compañía.

viernes, 11 de julio de 2014

Decir que no

para decir que NO busquemos modos
para lo que resulta insoportable
y logra mantenerse sin motivo
a pesar del dolor que a todos causa;

la tradición se impuso por la inercia
de motivos absurdos enquistados;
contra la tradición, la valentía
de trazar y vivir lo imaginado,

que nos permita remozarlo todo
y avanzar por delante del futuro
para intentar romper continuamente
el agobiante hedor de la injusticia.

Que nadie nos imponga sus costumbres,
porque no hay nada dicho eternamente.





miércoles, 9 de julio de 2014

pararse a contemplar

Este final de vida tan extraño....
los versos me parece que se escapan
me ocurre que no dicen lo que quieren
sobrevuelan canciones y palabras

es como si quisieran solamente
decir lo que no saben y no alcanzan
y con tanto trasiego la inquietud
resonando en silencio se quedara

veremos si en algún rincón cercano
tanto misterio de cruzar se guarda
y si alguien puede cuando va de paso
pararse a contemplar olvido y magia

el mágico lugar donde sucede
que ya nunca se olvida lo que se ama

lunes, 7 de julio de 2014

Todo el mar delante

la tarde entera para ver la playa
para mis ojos todo el mar delante
en los cantos rodados y en las dunas
en las rimas rizadas y constantes

cada vez que en el aire una figura
dibuja el movimiento del instante
responde el mar con un gesto de vaivenes
la espuma estalla caracol radiante

no se fatigan cielo y mar si juntos
lejos confunden su perfil distante
algo tiene que ver lo que vivimos
algo fue lo de entonces lo de antes

y ahora el mar y solo el mar conmigo
para mis ojos todo el mar delante




domingo, 6 de julio de 2014

el pico del garbanzo

Detrás del limonero mira el valle,
creció la casa, vuela el cuervo, miran
las vacas al lugar que nadie sabe,
miran hacia un lugar indefinido.

Naturaleza tiene sus maneras
que pocas veces son las nuestras, porque
nos hemos atrevido a desguazar
el universo que deparó la suerte

y a la deriva vamos, inventando
lo que mejor sería para ser;
lo que pasa es que el verbo ser resulta
mal definido por la rae, vaya.

Aunque de atrás le viene el pico a nuestro
garbanzo.... y aprendimos a pensar.