HAN GANADO LOS MALOS

Cuaderno de pantalla que empezó a finales de marzo del año 2010, para hablar de poesía, y que luego se fue extendiendo a todo tipo de actividades y situaciones o bien conectadas (manuscritos, investigación, métrica, bibliotecas, archivos, autores...) o bien más alejadas (árboles, viajes, gentes...) Y finalmente, a todo, que para eso se crearon estos cuadernos.

Amigos, colegas, lectores con los que comparto el cuaderno

sábado, 26 de julio de 2014

Noticiero filológico del verano

Aiso, 2014, Plenaria de Valentina Nider
Durante la tercera semana de julio la Asociación internacional de hispanistas del Siglo de Oro (AISO) se reunió en Venecia para celebrar su reunión trienal, lo que es también un lugar de encuentro con colegas y amigos, de lo que quizá no sería pertinente dar noticia. Sí que la doy de dos de los actos que allí se celebraron, el homenaje a Isaías Lerner (+ 2014), y la presentación de la colección Clásicos Hispánicos. Las fotografías me las han enviado, es obvio, pues en esa noticia ilustrada estoy yo en ambos casos.
Lo que nadie me ha enviado es el recordatorio con placa de "la citta di Venezia" que capté en una callejuela veneciana, a una profesora recién fallecida (2005), que dedicó muchos años a la enseñanza ("una vita spesa per il sapere e per gli studenti"); mucho me conmovió, pues era exactamente lo contrario de lo que viene ocurriendo en lo que fue mi triste, penosa, corrupta universidad: la UAM de Madrid.
Así mismo, entresaco del noticiero la reciente publicación de un volumen francés sobre tema único y enfoque interdisciplinar y comparado, lo que es muy del hacer de los hispanistas franceses, y que ha vuelto a dar el excelente resultado que se muestra, con el acabado riguroso y adecuado de Hélène Trophé.


Homenaje a I. Lerner (Diego Vila, S. Lopez, Miguel Marañón, P. Jauralde) 
Plenaria de Anne Cayuela (Grenoble) al lado de
Pedro Ruiz (Córdoba)
Las reuniones tuvieron lugar a lo largo de la semana. Recuerdo ahora con un poco de desorden, claro, los numerosos encuentros y charlas con colegas conocidos y desconocidos –o solo a través del nombre. Reencuentros con amigos, ex alumnos y profesores de todas las latitudes; conversaciones sobre proyectos, ediciones, trabajos, circunstancias, etc. Que también para eso –o sobre todo para eso– se organizan estos encuentros, que terminaron, como siempre, con la elección de una nueva dirección de la AISO para los próximos tres años, cuya presidencia recayó en Frederick de Armas (Universidad de Chicago), poco antes de que se aprobara la próxima sede del encuentro, a propuesta de Víctor Infantes: la Universidad Complutense de Madrid.

Presentación de CH en la Aiso, intervinieron: Laura Rodríguez, P. Jauralde, Jose Calvo,
Shihua He y Tibisay López


viernes, 25 de julio de 2014

La fiesta de la Guedecca y el Redentor


Un día de julio se monta un puente –con pontones, flotantes– que va del templo del Redentor, en la Guedecca, una de las islas de Venecia, a la parte central de la ciudad: el puente interrumpirá la circulación del gran canal durante 24 horas y permitirá, por el contrario, que se pueda pasar andando de un lado a otro. Los venecianos lo hacen y aun más, la fiesta religiosa en su origen, se convierte en una fiesta popular: la Guedecca se llena de gente y los vecinos del barrio sacan sillas y mesas para cenar a orillas del canal o en las plazas y calles... También acuden barcas de todo tipo, en donde se repite la escena de grupos de gente con cena y música. Todo termina a media noche con unos fuegos artificiales.
Elrapsoda escuchó que desde una de las barcas llegaba la música de Los niños del Pireo.



Manos Jatzidakis

Los niños del Pireo en la Guedecca,
fiesta popular del Redentor
en una noche intensa y calurosa;
toda Venecia ha atravesado el puente

que cruza el gran canal, solamente hoy,
mientras que se resuelve en comida
el modo de estar juntos, de ser
y sentirse con todos los demás.

He encontrado un rincón en Ponte Picolo
para mirar los fuegos de artificio
y no ser arrastrado por el mar
de gente que deambula por la orilla.

El canal se ha llenado de barcazas
de las que viene música de rock.




jueves, 24 de julio de 2014

Venecia en tres tiempos



I. LOS CONCIERTOS DE VENECIA

Concierto de chicharras bajo un pino
–y ya llevo tres zumos de naranja–,
imagen de venecia bien distinta
a la vieja ciudad que se proclama;

un tráfico incesante mueve todo
cruceros, botes, góndolas, barcazas....
los ruidos del canal componen música
y el mar adorna con estelas blancas;

intento ir hacia mí mismo, como dicen,
mas no puedo dejar de ver el agua;
de pronto asoma un barco gigantesco
un crucero con aires de montaña....

Monteverdi suspenso quedaría
de aquella aparición que me amenaza.



II

Perderse por las calles de Venecia
sin turistas  sin pizzas  ni mandangas
ver los tiestos cuidados con primor
y la ropa tendida en la ventana

remansos repentinos que aparecen
–Vivaldi bautizado en Santa Bárbara–
historias escondidas por la historia
ladrillos rojos  negros  piedras blancas

ciudad vieja que se hizo poco a poco
jardines interiores donde guarda
lo que no se ha vendido todavía
el rumor denso de las verdes aguas.

Despacio va la vida tan a veces
y a veces como ahora se remansa.


y III
yo no sé si cambiar los monumentos
por un ser vivo    que se mueva y hable
que se venga a los ojos     si lo miro
y que luego no quiera ya marcharse

los hay de todo tipo y condición
rubios   negros   morenos   orientales
a veces van en grupo     a veces solos
es difícil sin duda acompañarles

desconfían si no hay dinero cerca
de una sonrisa    de la voz    del aire
les hablaron muy bien de monumentos
les inculcaron no confiar en nadie

y se van por ahí como perdidos
a la caza de un sueño inencontrable.