Cuaderno de pantalla que empezó a finales de marzo del año 2010, para hablar de poesía, y que luego se fue extendiendo a todo tipo de actividades y situaciones o bien conectadas (manuscritos, investigación, métrica, bibliotecas, archivos, autores...) o bien más alejadas (árboles, viajes, gentes...) Y finalmente, a todo, que para eso se crearon estos cuadernos.

Amigos, colegas, lectores con los que comparto el cuaderno

sábado, 5 de marzo de 2011

Autógrafos de Bartolomé Leonardo de Argensola

Voy a reproducir un extenso manuscrito autógrafo de Bartolomé Leonardo de Argensola, de su etapa napolitana, y no literario. El problema de los autógrafos de los argensolas sigue siendo un problema, en el sentido de que todavía no podemos asegurar de manera inequívoca que los tres más conocidos de la BNE  (el 1762, y los dos poéticos, el 4054 y el 4104) o los dos apógrafos de Philadelphia (el 184 y el 192) se sitúen en el lugar adecuado de un stemma que habrá de tener en cuenta los centenares de testimonios que se conservan, tarea, como otras muchas, que ahora se puede ir realizando cabalmente con ayuda de la espléndida entrada de Alberto Montaner en el Diccionario Filológico de Literatura Española (Madrid: Castalia, 2010, vol. II).
No nos satisfizo del todo la muestra que dimos en el volumen I de la Biblioteca de Autógrafos Españoles –y no creo que sea falsa–, de manera que he buscado insistentemente autógrafos claros de los dos hermanos, allí donde presuntamente se encuentran, para que pudiéramos contrastar la letra con casos como el de la BNE (ms. 9835), el perdido manuscrito de los Anales de Aragón (que estaba  en el Archivo Municipal de Zaragoza), así como los Comentarios a la misma, que allí también se hallaban, y que son solo “en parte” autógrafos; con este proceder se podrán contrastar inequívocamente con la media docena de manuscritos que conservan sus Diálogos y rastrear las muchas huellas que fueron dejando a lo largo de su vida. La que yo ofrezco, por ejemplo, procede de las Descalzas Reales de Madrid, en donde fue secretario de la Emperatriz, pero en donde siguió activo a su muerte (en 1603).
Repetiremos la operación con Leonardo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario