Cuaderno de pantalla que empezó a finales de marzo del año 2010, para hablar de poesía, y que luego se fue extendiendo a todo tipo de actividades y situaciones o bien conectadas (manuscritos, investigación, métrica, bibliotecas, archivos, autores...) o bien más alejadas (árboles, viajes, gentes...) Y finalmente, a todo, que para eso se crearon estos cuadernos.

Amigos, colegas, lectores con los que comparto el cuaderno

martes, 22 de marzo de 2011

Nobleza y administración. Las raíces de Quevedo

Voy a dar a conocer un documento –creo que nunca lo he subrayado públicamente, ni con las implicaciones que tiene–, que señala claramente cómo en la ascendencia materna de Quevedo hay una rama de la alta administración del estado, con adornos de la nobleza media. Recuerdo rápidamente que la rama paterna –la de Pedro de Quevedo– procedía de la Montaña (el valle de Pas) y exhibía un timbre de pureza de sangre y orgullo ancestral que les permitía enlazar con la nobleza cortesana. Ya que en efecto, en este caso la rama materna era una "Espinosa", la abuela, Felipa de Espinosa, madre de Margarita de Espinosa, a quien Quevedo dedicará en 1613 el Heráclito Cristiano, y de María de Santibáñez, la madre de Quevedo, que servía como "azafata" o "ayuda de cámara" en el Alcázar, al igual que la abuela.
Pues bien, el documento, de 1592 (protocolo 704 del AHPM) se abre así: "Sepan cuantos esta carta de obligación vieren como nos el licenciado Francisco de Albornoz, comendador de la encomienda del teshoro, de la orden y caballería de Calatrava, del consejo supremo de Castilla de su majestad, y doña Felipa de Espinosa, su mujer, residentes que somos en esta corte...."
 
Son preguntas que se puede hacer el historiador a continuación: por qué han bailado tanto los apellidos y por qué la madre de Quevedo tomó el de Santibáñez, en tanto que su hermana se llamaba Margarita; por qué Quevedo nunca adujo esta ascendencia, etc.
Habrá, en primer lugar, razones de la vida privada que ya difícilmente sabremos, como cercanías y tutorías que solo ocasionalmente asoman en los papeles; por ejemplo la tía y una hermana de Quevedo debieron educarse al arrimo de la abuela, y por eso llevan su apellido. La madre, sin embargo, optó por el Santibáñez, más alejado entre los de  la abuela, porque esa rama se estaba haciendo muy fuerte en la administración de Palacio, como muestran los numerosos Santibáñez de la documentación. El escritor, finalmente, adoptó el apellido paterno, probablemente cuando pasó a ser el mayor de los hermanos –por muerte de un hermano–, es decir, el que iba a conservar la ascendencia humilde pero noble de los llegados del norte; la misma razón por la que eligió el "y Villegas".  En fin, tampoco he dilucidado, todavía, si el marimonio de Felipa con Francisco de Albornoz es el que originó la prole o es posterior. El "Albornoz" quedó, en todo caso, perdido.
El documento se lee bastante bien.

1 comentario:

  1. el tema de los apellidos es complicado y hay que estudiarlos muy bien. por ejemplo, de mis antepasados, en 1607 se casa D. PEDRO FERNÁNDEZ PANIÇO (Panizo actualmente), vecino de Pradilla del Sil (León) en la Villa de Chillón (C. Real), con la hija de D. Diego FERNÁNDEZ DE MONTEMAYOR, pero la hija solo tiene los apellidos de la madre MUÑOZ ABEJARO y no el Fernández de Montemayor, que si lo porta el hermano mayor. por lo que el hijo de ambos se llama D. Diego FERNÁNDEZ-PANIÇO MUÑOZ-ABEJARO. y así hay muchos ejemplos

    Sr. D. Jesús Panizo Galán

    ResponderEliminar