Cuaderno de pantalla que empezó a finales de marzo del año 2010, para hablar de poesía, y que luego se fue extendiendo a todo tipo de actividades y situaciones o bien conectadas (manuscritos, investigación, métrica, bibliotecas, archivos, autores...) o bien más alejadas (árboles, viajes, gentes...) Y finalmente, a todo, que para eso se crearon estos cuadernos.

Amigos, colegas, lectores con los que comparto el cuaderno

jueves, 30 de diciembre de 2010

Quevedo. Documentos originales

Trasegamos –Diana Eguía y yo mismo– la documentación original de don Francisco, que vamos a entregar en breve a la Fundación Francisco de Quevedo, de La Torre de Juan Abad,como consecuencia de los buenos oficios de su presidente, José Luis (Rivas); en esa documentación, que puede parecer un montón de papeles viejos, se encuentra la fuente de multitud de noticias sobre nuestro autor, muchas de las cuales todavía veo que circulan de manera imprecisa, irregular, acompañadas de datos falsos, etc. Hace poco, en este mismo cuaderno expliqué, por ejemplo, la historia de los Dichos y hechos del Duque de Osuna, obrita de Quevedo que no tardaremos mucho en poder leer, digo yo. También empecé a dar noticia de árboles genealógicos y ramas familiares, muy abundantes en los papeles que tengo.
El ejemplo que traigo y expongo hoy es el documento original que nos lo sitúa como estudiante en 1601. Los lugares y los estudios de Quevedo no se han podido fijar exactamente nunca, de manera que las historias sugferen y suponen. Es documento viejo que obtuve en los archivos de la Universidad de Valladolid, aunque en él se hable de Alcalá de Henares. 
De letra difícil –procesal encadenada–, a lápiz en la fotocopia se aprecian todavía las lecturas parciales para descubrir su contenido; las he dejado por si alguien quiere completar su lectura. Pienso ahora que, si no lo he publicado nunca, ha sido porque todavía me faltan por leer algunas palabras. El tiempo, el maldito tiempo.
El fragmento que se refiere a don Francisco, a partir del final del tercer renglón, dice entre otras cosas: ".... vecino en la villa de Alcalá de Henares por el año de 601.... tiempo se gradue junto con... el dicho don Francisco de Quevedo.... bachiller en artes  no puede dejar de ser.... aquella universidad no se hace de esta manera y esto...." Le diremos a Dolores Noguera que nos termine su lectura.

3 comentarios:

  1. ¿Sacaste el anterior soneto que pude leer anoche? Me había gustado tanto... ¿No es lícito conocer los motivos?

    ResponderEliminar
  2. Julia, está en talleres, por un fallo que me señalaron, y espero volver a colgarlo esta tarde. Gracias por el interés, claro.

    ResponderEliminar
  3. Que toda esa documentación, que obra en tu poder, vaya al CEQ de la Torre de Juan Abad no es por los buenos oficios del mensajero sino por el convencimiento del poseedor de que los documentos historicos cuanto mas al alcance de todos mejor, y si es en la Casa del Autor tanto mejor, digo yo

    ResponderEliminar