Cuaderno de pantalla que empezó a finales de marzo del año 2010, para hablar de poesía, y que luego se fue extendiendo a todo tipo de actividades y situaciones o bien conectadas (manuscritos, investigación, métrica, bibliotecas, archivos, autores...) o bien más alejadas (árboles, viajes, gentes...) Y finalmente, a todo, que para eso se crearon estos cuadernos.

Amigos, colegas, lectores con los que comparto el cuaderno

sábado, 4 de diciembre de 2010

Buscando quevedos



Durante las últimas semanas he ido recopilando y contrastando datos y testimonios sobre la imagen de Quevedo. Las investigaciones de este tipo suelen concluir en un caminos sin salida, o en caminos que ya no es posible seguir, eslabones perdidos que, probablemente, puedan irse completando en otras ocasiones o por otros investigadores. La investigación ha tenido, como suele ocurrir, de todo: frustraciones, hallazgos, evidencias, nuevas sugerencias... El nuevo recorrido de una noticia, desde su fuente original hasta el estado actual, suele suministrar tanto perspectivas nuevas como datos nuevos. Eso ocurre en el caso de los retratos de Quevedo, cuyos testimonios fieles y tradicionales eran los de Pacheco (en el Libro de retratos, aunque sin identificación, curiosamente) y los tres tradicionalmente atribuidos a Velázquez o a su taller, de los que a su vez deriva un puñado de copias peores. A ese conjunto había que añadir el busto de arcilla de la BNE y los muchos grabados en libros propios. Buena parte de la muestra ilustra la entrada. 
Todo eso ha cambiado al realizar el nuevo trayecto, como he dicho. El retrato atribuido a Velázquez, con tres copias soberbias (la de Londres, la mejor) ha vuelto a ser considerado como posible obra de Juan Van der Hamen (del que hubo una excelente exposición en el Palacio Real, en 2005, con catálogo y texto de Iordan, que da muchas pistas sobre la tarea de Van der Hamen). Es evidente que el cuadro propiedad de los Herederos de Xavier de Salas Bosch (en Madrid) salió del pincel del flamenco, archero real del rey Felipe IV desde aproximadamente 1621. A esa familia, a ese cuadro, han de referirse los más de los muchos testimonios que he visto por ahí, entre ellos las dos muestras en propiedad de los herederos de Quevedo o el cuadro de la BNE que decora en estos momentos uno de los despachos de la planta alta.

Sumamente interesantes son los retratos que aparecen en libros, estampas y documentos; algunos grabados son imágenes de un Quevedo joven (¿o idealizado?), como la de la muestra; y otras remiten a la actividad de Quevedo durante los últimos años de su vida, digamos, con posterioridad a 1630. Lo más interesante aboca a sus posibles relaciones con Alonso Cano, quien también pudo haber dejado sin terminar –como Pacheco– algunos trabajos, pero que, muerto el autor, trabaja en los grabados de sus poesías póstumas (El Parnaso español) y lo dibuja y corona, idealizado por la muerte, en un dibujo que hay que designar ya y en adelante como glorificación de Quevedo a su muerte (1645).
De todo va en esta entrada, que precede al trazado de un capítulo de su historia, que terminaré en breve y que daré en conocer –por gentil invitación reciente– en una charla en la Biblioteca Nacional sobre "La Pieza del Mes"; y en inmediata publicación.
¿Sabe alguien de más representaciones de Quevedo que sean o procedan de su época?



5 comentarios:

  1. Saludos veo que hace tiempo de este post pero aun así me gustaría preguntarle por el origen de la ilustración de Quevedo que encabeza el post, la que está en blanco y negro. Podría decirme cual es su origen y su ubicación actual es para poder cuadrar un puzzle particular sobre la Cruz de Santiago.
    Gracias.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es una foto que aparece en el catálogo de Iordan de la exposición que se hizo en el Palacio Real hace unos cinco años sobre Vander Hammen, allí se atribuye a este pintor y se dice que la copia pertenece a la familia Salas.
      Todo eso y algo más se publicó luego en un trabajito de la Fundación Francisco de Quevedo, en La Torre, sobre el busto de Quevedo y Alonso Cano. Y de ambas cosas se ha ido dando noticia en este blog.

      Eliminar
    2. Muy agradecido, es que este cuadro si que tiene la Cruz de Santiago de sus contemporáneos, mientras que el otro cuadro de los tres que hay, lleva una cruz de Santiago en el pecho que no sería usada por la orden hasta años después de la muerte de Quevedo o al menos yo solo he encontrado esa cruz en otros caballeros de Santiago a finales del XVII.

      Eliminar
  2. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar