Cuaderno de pantalla que empezó a finales de marzo del año 2010, para hablar de poesía, y que luego se fue extendiendo a todo tipo de actividades y situaciones o bien conectadas (manuscritos, investigación, métrica, bibliotecas, archivos, autores...) o bien más alejadas (árboles, viajes, gentes...) Y finalmente, a todo, que para eso se crearon estos cuadernos.

Amigos, colegas, lectores con los que comparto el cuaderno

sábado, 18 de diciembre de 2010

LIBRO DE SONETOS: "Las huellas se desnudan en la playa..."



Las huellas se desnudan en la playa,
rumor virgen de mar para el que llega;
las gaviotas sus alas se descalzan
y dibujan arañas en la arena;

pasos son al azar del peregrino
en busca de saber y de frontera,
nada da el horizonte a la mirada, 
lejos la vida va, lejos las velas....

Campos de mar y luz, campos de viento,
las olas a los pies la espuma enredan,
su refrán suena a caracoles blancos,
cuerpo que se reencuentra con la tierra.

Criaturas imprecisas, las más frágiles,
perdidas y desnudas, las que piensan. 



6 comentarios:

  1. Pablo, estas en Galicia? Suenas como las olas...

    ResponderEliminar
  2. Un poema precioso, gracias a su buena inspiración y buen trabajo, que me recuerda a ...
    Adán ante el mar

    Adán iba sereno andando
    Y de pronto se halló frente al mar,
    Como si el mar hubiera salido a encontrarlo
    Para maravillar sus ojos
    Y llenarlo de espanto,
    O para volverlo loco.

    Adán con los ojos atónitos
    Se quedó frente al mar,
    Y era la Soledad que no lo sabe
    Frente a la Inmensidad
    Despreocupada de ser Inmensidad
    ...
    Entonces, lleno de inquietudes
    Como aplastado de grandeza,
    Adán quiso volver a las partes serenas,
    Sentir tranquila su alma,
    Mirar las aguas quietas...
    Y huyó como a un refugio a las montañas.

    ResponderEliminar
  3. Y de quién es el poema, Anónimo. Me identifico con esa sensación de huir a la montaña. Al mar hay que respetarlo.
    Es usted D.L?

    ResponderEliminar
  4. Pues el poema copiado –yo no suelo decir estas cosas, pero como el comentarista es anónimo....– anda falto de pulimento o es una versión a la buena de dios. Me parece; por más que lo que pretende vaya hacia el mismo campo, claro.

    ResponderEliminar
  5. Para Doña Chiqui (D.L.), del poema de Vicente Huidobro "Estrella hija de Estrella":
    Un hombre dice estrella
    Y hay un temblor en los espacios
    Un hombre dice Mar
    Y las olas se agrandan satisfechas
    Un hombre dice Selva
    Y los árboles comprenden su deber milenario
    Un hombre dice Viento
    Y todo se agita hasta la muerte.

    Estrella yo no te pido tu destino
    Ni exijo, mas aroma a la flor de la tarde
    Yo quiero solo una amistad de anchas orillas
    Un gran río profundo
    Que embruje mi país
    Y haga cantar las aguas dormiladas
    Que siempre creen olvidar su vida.

    La calle del azar
    El punto mismo
    Donde se encuentran los designios.

    Para el rapsoda, de parte de anónimo: el poema arriba copiado es de V. Huidobro también, precioso para mí, tanto, que ni se me ocurre fijarme en el pulimento. Poder leer sus imágenes fantásticas y versos me parece una maravilla, saber que alguien pudo escribir así me parece asombroso. Puede que, por no ser yo poeta y, por tanto, menos exigente, tenga más capacidad y facilidad para disfrutar de la poesía en general que un experto.
    Hace bien en decir lo que quiera en su cuaderno, ¡faltaría más!, con anónimos o sin ellos.

    ResponderEliminar
  6. D.L
    He leído el poema completo. Me ha descubierto usted a un poeta por el que nunca he sentido curiosidad. Mi vanidad me puede. Voy a leer más.
    Mi amistad la tiene. Ya le dije que me llevo bien con los Libra. Pero, por qué nos tenemos que encontrar aquí? Venga por mi casa que sedienta está de su buen sentir y decir.
    Don Pablo sabe que soy buena anfitriona y generosa con mis amigos. Usted ya ha sido muy generoso con este blog.

    ResponderEliminar