Cuaderno de pantalla que empezó a finales de marzo del año 2010, para hablar de poesía, y que luego se fue extendiendo a todo tipo de actividades y situaciones o bien conectadas (manuscritos, investigación, métrica, bibliotecas, archivos, autores...) o bien más alejadas (árboles, viajes, gentes...) Y finalmente, a todo, que para eso se crearon estos cuadernos.

Amigos, colegas, lectores con los que comparto el cuaderno

domingo, 12 de diciembre de 2010

El Retiro, diciembre; y un grano en la nariz

Nadie pensaría que esas fotografías son de rincones  de El Retiro, que como todas las cosas hermosas, extrema su belleza cuando parecería que tendría que desmerecer, porque le abandonan los adornos, se desnuda de lo que le cubría y se llena de oscuridades ya a las seis de la tarde. Todos querríamos que nos quisieran, precisamente, el día que no nos afeitamos, arrastramos tristezas, se han olvidado de nuestro nombre en la fiesta del cole y nos ha salido un grano en la nariz. Pues eso. Esta tarde de un diciembre madrileño escaso de luz, que coincide con un domingo por la tarde –día tradicionalmente maldito para algunas gentes, entre las que me cuento–, he ido a pasearle un rato, le he dado mimos y le he convencido para que no tenga miedo cuando llegue la noche. Y se ha dejado fotografiar.



Bien es verdad que para convencerle de inquebrantable pasión por sus prendas hube de mostrarle una foto que el viernes, a las tres de la madrugada, le hice cuando volvía de la cena anual de nuestro grupo de EdoBNE –en Gades–, caminando, para pensar despacio en cosas de la vida, que a esas horas y por esos lugares suele salir al paso para que así se haga.

Otra cosa: ese árbol alicaído y majestuoso de una de las fotos, a la izquierda según se entra por la puerta del Casón, es uno de los árboles más viejos de Madrid, un "ciprés calvo" del que ya existe noticia en el siglo XVII.

Y otra cosa: me ha salido un grano en la nariz, vaya.


4 comentarios:

  1. Disculpe mi curiosidad pero, ¿por qué dice usted que el domingo es un día maldito? Con los paisajes que El Retiro le ofrece salta a la vista que es de todo menos eso.
    Y por el grano en la nariz no se preocupe, Dr. Jauralde. Donde la espalda pierde su casto nombre hubiera sido mucho, muchísimo peor ¿no cree? Y no quisiéramos que nada le impidiese sentarse a crear ¡porque mire que lo hace bien!
    Me uno a usted y a sus seguidores felicitándolo por un blog tan variopinto. No pensé yo que en estos tiempos (y en internet) pudiera encontrar un espacio como este, lleno de simpatía y erudición, entrañable y acogedor. ¡FELICIDADES!

    ResponderEliminar
  2. Lo del grano en la nariz era un "subterfugio", querida zarzamora, para que me escribieras un comentario como ese. Parece que estoy mejor.

    ResponderEliminar
  3. ¡Vaya, no se puede imaginar cuánto me alegro de haber contribuido a que al final de este domingo se le haya levantado un poco… el ánimo, el ánimo! Deduzco que, tal vez, lo del domingo como día maldito es también un “subterfugio” de esos que dice usted para compartir con nosotros sus inquietudes. ¡Le da lo mismo hacer un soneto, un villancico, un análisis de los documentos de Francisco de Quevedo o empaparse de pintura! ¿Cuatro poemas seguidos en una tarde? Es usted un pozo sin fondo. Menos mal que es un día maldito… Casi tenemos que agradecer que sea domingo. Ya veremos lo que ocurre el próximo...

    ResponderEliminar