Cuaderno de pantalla que empezó a finales de marzo del año 2010, para hablar de poesía, y que luego se fue extendiendo a todo tipo de actividades y situaciones o bien conectadas (manuscritos, investigación, métrica, bibliotecas, archivos, autores...) o bien más alejadas (árboles, viajes, gentes...) Y finalmente, a todo, que para eso se crearon estos cuadernos.

Amigos, colegas, lectores con los que comparto el cuaderno

lunes, 23 de mayo de 2011

Esta país se nos va hacia la derecha....

Mareado por datos, comparecencias y análisis. No soy analista político, no conozco los entresijos del poder y sus razones, tampoco soy experto en estructuras económicas, en globalizaciones, miro, como la mayoría de la gente, alrededor y desde abajo: ando bebiendo la información e intentando averiguar lo que todavía no me dicen claramente (porcentaje de la abstención, votos de IU –a quienes yo he votado–....) Por fin he podido entender el conjunto de los datos, que interpreto con la cuenta de la vieja. Primero los novecientos veinticinco mil no válidos, de entre los cuales 600.000 son en blanco, más 300.000 nulos. Y luego una subida importante de IU. Lo cual permitiría un discurso "político" excusando y patatín y patatán. Pero eso lo haría un político, con triquiñuelas interpretadoras y del lenguaje.
La huida de casi dos millones de votantes de lo que presuntamente era el socialismo, para entendernos: un centrismo moderado, y la abstención han llevado todo hacia la derecha, que mantiene sus casi diez millones de votantes.
Nos vamos a la derecha, nos vamos.
Yo lo veo, con mucho temor, la verdad, desde la enseñanza, la sanidad, las condiciones laborales, el enquistamiento ideológico, el sistema de libertades...., es decir, de todo lo que se avecina.
Y todo el país deriva, a la derecha. 
Espero que quede algún grupúsculo en algún lugar que mantenga lo que se suelen llamar ideas "de izquierda", para seguirles votando.
Esto se va a la derecha, se va.
Me voy a la Puerta del Sol.


9 comentarios:

  1. Acabo de mirar con estupor los resultados de las elecciones... Toda la esperanza de los últimos días se va para dónde?

    ResponderEliminar
  2. Pues los de la Puerta del Sol tanto ponerse el esparadrapo en la boca, con estos resultados, no van a tener que preocuparse porque no se lo van a poder quitar en una larga temporada.
    Y sí, los políticos sí representan al país: los de a pie cada vez son menos caritativos, igualitarios, solidarios y corteses. Me entero de que en Lorca los alquileres han aumentado terriblemente, ¡haciendo negocio chungo con sus propios vecinos en semejante tragedia!; los estudiantes hace tiempo que dejaron ¡hasta de prestarse los apuntes!... en fin, habrá que encomendarse a todos los santos.

    ResponderEliminar
  3. Julia, los resultados se sabían de antemano, más o menos: en España hay en torno a nueve millones de personas que votan derechas (PP), siempre; había otro tanto, ligeramente más, casi diez millones, que votaban socialistas. De esta última cantidad es de donde se han producido fugas hacia todos los lados: medio millón de votos en blanco, 300.000 nulos; otra parte importante ida hacia Izquierda Unida y hacia el partido soclialista de Rosa Díez.... Es decir, lo que hemos visto ha sido una desintegración de la izquierda y una consolidación –siempre enquistados– de la derecha. El movimiento de la Puerta del Sol debería reagrupar izquierdas e intentar promover los cambios que dice.... Todos dentro de una órbita europea en la que multinacionales, bancos, etc. dirigen todo lo que se mueve. Va a ser muy, muy difícil.

    ResponderEliminar
  4. Cabe esta última interpretación de Pablo, según la cual el movimiento del 15-M "debería reagrupar izquierdas e intentar promover los cambios" o a la inversa, que los partidos de izquierda tomen nota de lo visto en Sol y enderecen su rumbo. El futuro nos dirá. Aparte de todo, aún reconociendo el efecto movilizador del voto en la derecha, no hay que olvidar que algo mal habrá hecho la izquierda en su conjunto para no aprovechar la tradicional mayoría sociológica en la que se ha apoyado desde hace casi treinta años.

    ResponderEliminar
  5. Gracias por la respuesta, Pablo. Otros compatriotas tuyos me han dicho lo mismo. Es verdad, los cambios nunca son rápidos ni sencillos. Sólo espero que estos resultados tan abrumadores de las elecciones sirvan para dar más fuerza al nuevo movimiento que empezó el 15 de mayo y que nadie se desanime ahora, sino todo lo contrario.

    ResponderEliminar
  6. ¿De verdad ha ganado el PP? Solamente uno de cada cuatro españoles ha votado al PP, pero claro, con esta ley electoral, eso es más que suficiente. Ahí va un gráfico esclarecedor:
    http://twitpic.com/51ftfm

    ResponderEliminar
  7. Creo que mirar el 15M en términos de izquierda o derecha es un error, es más, probablemente sea un error creer que esos conceptos operan hoy como lo hacían hace 40 años. Democracia real ya pide, entre sus propuestas, un organismo independiente que vigile las acciones de los políticos y una democracia participativa, no hay colores en esto.

    ResponderEliminar
  8. Como alguien tiene que nombrar a los organismos independientes, el resultado es que dependen de ese nombramiento (como el tribunal constitucional, la Junta electoral central, el CFPJ....) y son organismo "políticos" por su raíz. Conseguir órganos independientes de opinión, enjuiciamiento y decisión es muy difícil, como se está viendo. No va ser posible barrer la pátina "política" (o ideológifca, me da igual) de la gente, y de las comisiones que agrupan a esas gentes. Al final siempre va a depender todo de la honestidad personal de los que manejan esas instituciones. Ser o no ser honesto es un atributo que puede asociarse fácilmente a la ideología y el campo: las derechas no son honestas con los dineros; a las izquierdas no les importa transgredir principios religiosos, que consideran fetiches falsos; etc. Estamos atrapados en redes políticas e ideológicas: lo mejor va aer aceptarlas y airearlas, que se limpien.

    ResponderEliminar
  9. Entiendo bien lo que decís, Pablo, pero de verdad me parece importante que presten atención a lo que dice Rocky: el mayor poder del movimiento será poder superar las antinomias para alcanzar cambios en los que todos puedan estar de acuerdo.
    En la Argentina de los últimos años es terrible cómo se han divido las aguas, todo es un River/Boca, derecha/izquierda y todos miran antes de pensar si apoyan o no una idea a qué lado beneficia y a quién molesta, todo es cálculo y especulación y defender lo indefendible porque los políticos a los que se sigue dicen que lo tenés que defender.
    Te aseguro que eso no es bueno para nadie. A veces pareciera que aquí estamos viviendo una solapada y mediática caza de brujas, todo es blanco o negro.
    Lo más emocionante del movimiento del 15M es que buscaba superar eso, podrá ser idealista, pero es necesario y creo que no imposible. Ojalá lo logren y nos den el ejemplo al resto.

    ResponderEliminar