Cuaderno de pantalla que empezó a finales de marzo del año 2010, para hablar de poesía, y que luego se fue extendiendo a todo tipo de actividades y situaciones o bien conectadas (manuscritos, investigación, métrica, bibliotecas, archivos, autores...) o bien más alejadas (árboles, viajes, gentes...) Y finalmente, a todo, que para eso se crearon estos cuadernos.

Amigos, colegas, lectores con los que comparto el cuaderno

lunes, 31 de enero de 2011

Pruebas de imprenta y Pérez de Moya

No se conocían, en lo que se me alcanza, manuscritos de Pérez de Moya, el polígrafo de finales del s. XVI cuya Filosofía secreta encandiló a todos los que habían caído en las redes de la mitología y cuyas obras de matemáticas, geometría, astronomía, etc. se siguieron reeditando hasta bien entrado el siglo XVIII (Sancha edita todavía algunas). De su obra impresa se ha ocupado con autoridad y competencia, entre otros, Aurelio Valladares (a quien se debe la entrada en el DFLE, por ejemplo); existe una edición actual en Turner, por Consuelo Baranda.

Voy a dar noticia, ahora y sin embargo, de un hermoso manuscrito, en donde está, con autógrafos innumerables, la mayor de todas sus obras preparada para la imprenta, y que tiene valores múltiples, uno de ellos, precisamente, el de haber conservado trámites, marcas, etc. necesarias para el proceso de impresión. El manuscrito, cuya envergadura puede apreciarse en la instantánea del MAC, es el 19301, y se puede consultar microfilmado en la BNE, ya que se mantiene desvencijado y con ciertos deterioros que, sin duda, aconsejan que se mantenga fuera de consulta. Las fotocopias que han dado lugar a mis ilustraciones proceden, obviamente, del microfilme.


Se titula en la primera hoja Obras del Bachiller Juan Pérez de Moya en que se tratan cosas de Arithmerica y Geometría. Y Anatomia y Cosmographía y Philosophia Natural.


Aparece luego la aprobación del doctor Segura, catedrático de matemáticas de la Universidad de Alcalá de Henares, fechada en 1571, que es la misma de las que siguen. La obra se imprimirá en Alcalá de Henares, por Juan Gracián en 1573, con 752 págs.


El tocho –merece el nombre– son los volúmenes preparados para la imprenta, con todo tipo de marcas de los impresores, al tiempo que prolijamente enmendados y corregidos de mil maneras distintas, desde la tachadura y nueva escritura (interlineal, marginal, etc.) hasta por la adición de papelitos pegados con el nuevo texto: es un diccionario de correcciones. Después de la “muestra hazer reloxes con agua o arena”, termina en la p. 1424 de la numeración moderna con las firmas reglamentarias de Juan Gallo de Andrada, Miguel Gort y la del propio Pérez de Moya. La BNE guarda dos ejemplares: R. 31784 y R.11335.


Las páginas que reproduzco son suficientemente explicativas de su complejidad, contenido, trámites legales, intervención directa del autor, etc.
El manuscrito es una joya para el estudio de la impresión en España a finales del siglo XVI. Hay algunos más, pero no es fácil encontrarlos en la marea de manuscritos, porque no suelen llevar marca de recuperación. Por ejemplo y cercano a esa fecha puede verse el ms. 19311, la Primera parte de la Historia Eclesiástica de España.... por frey Juan de Marieta, dominico “natural de la ciudad de Victoria”, cuyas aprobaciones son de 1591.





No hay comentarios:

Publicar un comentario