Cuaderno de pantalla que empezó a finales de marzo del año 2010, para hablar de poesía, y que luego se fue extendiendo a todo tipo de actividades y situaciones o bien conectadas (manuscritos, investigación, métrica, bibliotecas, archivos, autores...) o bien más alejadas (árboles, viajes, gentes...) Y finalmente, a todo, que para eso se crearon estos cuadernos.

Amigos, colegas, lectores con los que comparto el cuaderno

lunes, 17 de enero de 2011

Libro de sonetos: "Qué poco queda para recoger...."



Qué poco queda para recoger
y qué sencillas todas las palabras,
el paso de los días va dejando
campos vacíos y árboles sin ramas;

el tiempo ha desnudado la memoria,
sin estridencias va la luz descalza,
un silencio invasor siega la vida,
los temores sosiega y la esperanza.

¿Quedará todavía algo que hacer?
Nunca se sabe bien qué es lo que falta;
nadie dijo cómo eran los caminos
que se ocultan detrás de la montaña.

Si acaso todavía, las canciones.
La voz se pierde y la canción se calla.


4 comentarios:

  1. "los temores sosiega y la esperanza."

    Afilado e implacable. Me impresionó.

    Este no es un comentario anónimo.
    (pero no aporta nada)

    ResponderEliminar
  2. Gracias, Julia; quería simplemente dejar fuera, pero sin estridencias, los que vienen como anónimos sin ninguna necesidad, porque no dicen nada. Los que vienen con el nombre pegado o con alguna referencia traen la cordialidad y la comunicación con la persona que comenta.

    ResponderEliminar
  3. Enhorabuena por sus éxitos y sus páginas.
    Soy ex-anónimo pero es la primera y última vez que comentaré con este nombre, que tampoco le dirá nada y que tampoco añade nada.
    Adiós, muchas gracias por habernos dejado comentar hasta ahora a los anónimos y que le vaya bien.
    Es bastante grosero porque, ¿qué le puede importar a usted las necesidades o ganas de anónimo de cada uno?
    Lo único que le salva es que es su cuaderno y es libre de hacer lo que quiera. ¡Y menos mal que lo hace sin estridencias!, con mayúsculas y bien resaltado! ... vaya, vaya.
    Los que comentan con un nombre, a veces absurdo, tampoco añaden mucho, en general, y abundan los aduladores.
    Ya ve que no tiene que publicar este comentario.

    ResponderEliminar
  4. No es mi intención la "grosería" con quienes leen el blog, desde luego, Mar, y puedo rectificar, porque tampoco creo que sea importante. Me ocurre, sencillamente, que prefiero poder hablar o conversar con personas con nombre. Creo que no has pensado, por ejemplo, que se confunden todos los "anónimos" y no tienen secuencia, nunca sé si el que opinó antes es el mismo que el del otro día, etc. "Mar", como dices, sigue siendo anónimo, pero es un anónimo con nombre. que es muy distinto.
    Espero que sigas comentando, porfi.

    ResponderEliminar