Cuaderno de pantalla que empezó a finales de marzo del año 2010, para hablar de poesía, y que luego se fue extendiendo a todo tipo de actividades y situaciones o bien conectadas (manuscritos, investigación, métrica, bibliotecas, archivos, autores...) o bien más alejadas (árboles, viajes, gentes...) Y finalmente, a todo, que para eso se crearon estos cuadernos.

Amigos, colegas, lectores con los que comparto el cuaderno

viernes, 14 de octubre de 2011

Paseos por el Madrid histórico

Museo Romántico (Madrid) 



En breve voy a reiniciar en este blog los paseos y visitas por el Madrid histórico, que he proseguido, pero dejando tiempo para organizar los índices del blog y para que las entradas, breves y sucintas, se organicen a partir de una documentación rigurosa y original, para lo cual, valga la contradicción, tengo que visitar centros de documentación, que muchas veces resultan difíciles de consultar. El Museo Municipal de Madrid lleva años cerrados; Conde-Duque, en donde se encuentra Hemeroteca, Biblioteca y Archivo del Ayuntamiento, cierra esa semana durante dos o tres meses; los que están abiertos, no son fáciles de consultar (falta de personal, pocas plazas para la consulta, problemas personales....) Ni en el archivo de San Ginés, ni los de la catedral, etc, he tenido suerte. Y ha sido muy precaria mi visita al Ateneo (ya no hay personal especializado en la biblioteca) y a otras bibliotecas de esa calidad.
Hoy por la mañana he terminado el primer circuito de visitas, en el Museo Romántico, abierto hace relativamente poco (2009) y he intentado visitar la Biblioteca del Museo –con muy poco personal y solo dos puestos de investigación– y, por gentileza de su bibliotecaria, ando realizando las gestiones para ver al menos parte del fondo histórico (de más de cinco mil volúmenes) y la colección de estampas, de las mejores del país. La visita al Museo Romántico, en la calle San Mateo, barrio de Malasaña, me ha permitido callejear por esos rincones maravillosos de Madrid, que están reviviendo merced a la iniciativa artesanal: tiendecitas, negocios, actividades que llenan rincones de este como de otros barrios. 
Recolector de placas históricas como soy, me ha extrañado la cantidad de nuevas placas por todos lados, con leyendas curiosas, hasta que me he dado cuenta de que ha sido una actividad popular (¿15-m?) que ha ido pintando en lugares estratégicos esas placas, a imitación de las del ayuntamiento. Espero que no las supriman –también son históricas–: reproduzco dos.

En cuanto al Museo Romántico, sorprendentemente hermoso, cuidado, vigilado, organizado. Merece la pena visitarlo, con su pequeña sala dedicada –a modo de exposición– a Puskhin; el jardín interior y las decenas de vitrinas que nos devuelven a la vida del siglo XIX.



2 comentarios:

  1. Esta misma tarde he estado merodeando por la calle del Espíritu Santo. Curiosamente, he entrado en esa pequeña librería y me he sentado a tomar algo en Alino.
    Bonita coincidencia. Visitaré el museo romántico la próxima vez.

    ResponderEliminar
  2. Pues una de las cosas que me ha llevado al Museo Romántico, Gema, ha sido conseguir imágenes auténticas del Madrid histórico, entre las cuales hay un par de ellas preciosas del Retiro. He pedido cita (¡con carta postal!) para ver todo con más detalle, para un viernes por la mañana, si posible; pero esta es la biblioteca que solo tiene dos puestos para investigadores. Si has estado en la C/ Espíritu Santo habrás llegado hasta la plaza de San Ildefonso, ¿no? Es uno de los lugares más entrañables de Madrid.

    ResponderEliminar