Cuaderno de pantalla que empezó a finales de marzo del año 2010, para hablar de poesía, y que luego se fue extendiendo a todo tipo de actividades y situaciones o bien conectadas (manuscritos, investigación, métrica, bibliotecas, archivos, autores...) o bien más alejadas (árboles, viajes, gentes...) Y finalmente, a todo, que para eso se crearon estos cuadernos.

Amigos, colegas, lectores con los que comparto el cuaderno

miércoles, 12 de enero de 2011

Soneto de las condicionales, del Libro de sonetos


si pudiera
si sirvieran para algo estas condicionales
si al terminarlas
si las palabras

si fuera verdad al menos una parte de lo que
si no escondiéramos tantas cosas
si alcanzáramos a saber al menos si
si alguna vez

si entonces
si cuando te dije
si cuando me miraste

si pudiera enseñarte sin temor todo lo que
si pudiera decirte de verdad cuanto he
si

4 comentarios:

  1. ...si no escondiéramos tantas cosas... Qué soneto, Pablo, tan hermoso y tan completo.

    ResponderEliminar
  2. Querido poeta. Me va a permitir que le de unas cuantas condicionales a su joven Rapsoda. No lo puedo resistir: años enseñándolas y buscando ejemplos que atrajeran a los jóvenes... Seguro que entenderá usted este impulso. Incluso le puede dar materia para otro soneto. Los poetas lo aprovechan todito.

    Al Rapsoda de las condicionales:

    Si no imaginaras tanto
    Si te mordieras la lengua antes de decir
    Si no oyeras sólo lo que quieres oír
    Si ellas se pusieran gafas de sol para mirarte...
    Si no te las llevaras al rio...
    No habría poesía.

    Y muchos de nosotros dejaríamos de visitar este rincón.

    ResponderEliminar
  3. O sea, Chiqui, que tengo que seguir igual. Gracias.

    ResponderEliminar
  4. Poeta, las condicionales iban para el 'joven Rapsoda'. Nunca me atrevería a decirle a ningún poeta que dejara de escribir, a no ser que fuera muy malo, que no es su caso.
    ¿Ya abandonó lo de los Rapsodas? Con la lata que nos dio al principio, che!

    ResponderEliminar