Cuaderno de pantalla que empezó a finales de marzo del año 2010, para hablar de poesía, y que luego se fue extendiendo a todo tipo de actividades y situaciones o bien conectadas (manuscritos, investigación, métrica, bibliotecas, archivos, autores...) o bien más alejadas (árboles, viajes, gentes...) Y finalmente, a todo, que para eso se crearon estos cuadernos.

Amigos, colegas, lectores con los que comparto el cuaderno

jueves, 16 de junio de 2011

Vivir en un Palacio

Muchas ciudades italianas son verdaderos museos de palacios, casas de postín que se han conservado y que, con alguna señal que otra de tráfico y algún tubo de neón, siguen en las calles y las plazas, ahora para mostrarnos, al menos, la belleza de sus balcones, patios y fachadas. En Nápoles es tal la cantidad de palacios en su casco antiguo que a menudo hasta pasan desapercibidos, es la edificación casi natural. En la mayoría de los casos eso es así porque son edificios vivos: algunos, quizá los menos, se han rehabilitado como sede oficial de algo o como negocio público (bancos, instituciones, etc.) Los más, sin embargo, son casas de vecinos, cierto aunque solo sea por el testimonio de la ropa que cuelga al sol en terrazas y balcones. Normalmente tienen un enorme portalón, con postigo al que hay que llamar y, si te abren, te encuentras con un umbral que va a dar a un patio –por lo general lleno de motos y bicicletas–; las escaleras conducen a las diversas viviendas. He entrado en algunos. La verdad es que luego, cuando te fijas, todos son distintos en los detalles: escaleras, terrazas. balconadas, decoración interior y exterior, lugar donde se ubican (a veces están en callejuelas tan estrechas que no permiten contemplar bien la fachada).
La diferencia más notable comienza por su edad: alguno, muy pocos en lo que yo he visto, conservan traza medieval; son abundantes los de los siglos XVI; pero la mayoría o se construyeron o se remodelaron a partir de la segunda mitad del s. XVII y sobre todo durante la primera mitad de la centuria siguiente.








La entrada es un paseo por palacios de ciudades del sur italiano: Lecce, Tranto, Taranto.... y desde luego, Nápoles.




1 comentario: