Cuaderno de pantalla que empezó a finales de marzo del año 2010, para hablar de poesía, y que luego se fue extendiendo a todo tipo de actividades y situaciones o bien conectadas (manuscritos, investigación, métrica, bibliotecas, archivos, autores...) o bien más alejadas (árboles, viajes, gentes...) Y finalmente, a todo, que para eso se crearon estos cuadernos.

Amigos, colegas, lectores con los que comparto el cuaderno

sábado, 30 de julio de 2011

Un alcalde del PP y la vida política


La ría de Cederia

Elecciones en noviembre. Y volverán los discursos políticos con sus cantos de sirena a bombardear a la gente, a la que se ha anestesiado desde hace tiempo –educación, televisión, fútbol, utopías....–; y volverá el arte del insulto, el menosprecio y la desvaloración como un ingrediente fundamental de la vida colectiva. Los perros de presa mejor preparados –Saenz de Santamaría, Pons....– de cada partido ladrarán con primor violento. Hastío.
El alcalde de este lugar en donde paso buena parte de mi vida –Cedeira, en La Coruña– es del PP y ha sido elegido por mayoría absoluta. Yo soy empedernido votante de IU o de lo que más se le aproxime. El alcalde de Cedeira, que se llama Leopoldo, es un excelente alcalde; si yo hubiera sido votante de este lugar, le hubiera votado, sin duda, antes que a los representantes de IU, del PSOE y BNG (al que pertenecía el alcalde anterior), porque ha hecho todo lo que concierne a un alcalde no solo bien, sino con el cuidado, la honestidad, el rigor de una persona con sentido de la vida colectiva, respeto hacia la ciudad y sus gentes, buen gusto, sabedor de cuáles son sus funciones y cuáles no, etc. Es cierto que si hablara con él y salieran a relucir algunos temas de fondo –el aborto, el divorcio, la visita del papa....– las discrepancias resultarían evidentes, pero esas cuestiones no van a afectar a la vida municipal y yo no me he sentido agredido por sus manifestaciones en ese sentido, y sí me he sentido agresor por las que hacía, por ejemplo, el BNG en sentido contario, cuando de los principios generales pasaba a la política municipal y destrozaba un excelente parque infantil, talaba árboles en el paseo marítimo, degradaba la vida de la ciudad o gastaba dinero municipal en dudosas empresas, que ahora –dicen, no lo sé cierto– que han dejado al municipio endeudado.
No tengo por qué compartir, por tanto, lo que hacen quienes podrían concordar con mis ideas sobre la humanidad mientras ese quehacer sea claramente negativo, agresivo, generador de discordias; y si puedo compartir, al contrario, lo que cualquier buen alcalde del PP hace cuando construye un puente, limpia la ciudad, planta árboles, mejora la iluminación, se piensa los tributos antes de imponerlos, etc.

De manera que cuando ponga la tele y aparezca Pons para comentar la política del PSOE, sencillamente cambiaré de canal y me iré a ver los pingüinos de BOING, porque ya sé que ese perro es de presa, está puesto para ladrar y será siempre incapaz de ver algo más allá de sus narices que no sea la sangre de su enemigo. Y eso ocurre con decenas de portavoces, de todos los partidos, en las mil y una circunstancias con las que nos van a torturar hasta noviembre. Y ese es un ingrediente corrupto de nuestra vida colectiva, un veneno que desde la esfera política ensucia la vida colectiva cada vez más. Es curioso que la llamada clase política siga ciega para no comprender que ese es uno de los aspectos que más repugna y que más les ha alejado de los votantes, que manifiestan, entre irónicos y desengañados, que la “clase política” es una de sus preocupaciones mayores.
Mientras tanto, el alcalde del PP de Cedeira, se pasea por la plaza del pueblo cada mañana, saluda a quien le saluda y podrá seguir mejorando la vida de los ciudadanos de este lugar encantador.

1 comentario:

  1. Si creés que hay violencia y menosprecio al opositor en la política española, te morirías de susto al ver lo que sucede en Argentina desde hace unos años. Amistades de años rotas porque el que no está de acuerdo es peor que la peste...
    La posición que aquí expresás es la más sabia, algunos seguimos intentando expandirla, ojalá todavía haya oportunidad.

    ResponderEliminar