Cuaderno de pantalla que empezó a finales de marzo del año 2010, para hablar de poesía, y que luego se fue extendiendo a todo tipo de actividades y situaciones o bien conectadas (manuscritos, investigación, métrica, bibliotecas, archivos, autores...) o bien más alejadas (árboles, viajes, gentes...) Y finalmente, a todo, que para eso se crearon estos cuadernos.

Amigos, colegas, lectores con los que comparto el cuaderno

jueves, 21 de abril de 2011

Madrid histórico, la calle Santa Isabel

Es una de las calles madrileñas con mayor historia, con la peculiaridad de que sigue recogiendo incesantemente rasgos de lo que pasa en Madrid, ahora sobre todo y por ejemplo, las colonias de árabes, chinos, magrebíes.... y otras gentes que abren sus comercios, llenan sus calles, determinan los productos de los mercados. Va desde la plaza del Reina Sofía hasta la plaza de Antón Martín, un recorrido relativamente corto, entre Lavapiés –hay que bajar– y la zona de la calle Huertas –hay que atravesar la calle Atocha, que corre en paralelo, pero que continúa más allá de la plaza de Antón Martín. 
Librería-café
Puerta del Colegio Santa Isabel
carnicería árabe

Monumento a los abogados
asesinados, Plaza de Antón Martín
al fondo, el Teatro Monumental
peluquería china








Doré, filmoteca nacional


Arranque de la C/ Santa Isabel,
a la derecha el Centro de Arte Reina
Sofía; se ve la estación de Atocha
al fodo






Entrada por la C/ Atocha; traseras, Calle
Santa Isabel
Colegio de médicos, pñroyectado por Sabatini y
y ligado a Ramón y Cajal



Al tiempo de renovarse, la calle Santa Isabel ha conservado buena parte de su trazado histórico, desde finales del s. XVI  hasta mediados del s. XIX, época esta a la que pertenecen la mayoría de las hermosas casas que todavía están habitadas como viviendas. Para que no falte nada, hasta un edificio de okupas. Conviven todos, mejor o peor. El consorcio del "opus" de Santa Isabel, casi siempre cerrado y algo tétrico –ya hablaremos de ese lugar–; uno de los mejores palacios del s. XIX (el de Fernán Pérez), el conservatorio de música, el viejo hospital de cirujía proyectado por Sabatini (inicialmente en 1831) y que hoy es el Colegio de Médicos, peluquerías chinas, restaurantes indios, fruterías magrebíes, tascas madrileñas, cafés-librerías, el viejo mercado, el cine Doré....
Quizá abrumados por tanta historia alguien ha decidido suprimir la placa que recordaba que en una de las casas frente al convento de Santa Isabel vivía la Teresa de Espronceda, la del "Canto a Teresa". ¿O no era verdad? Se conservan al menos tres lápidas antiguas: las de Ramón Carnicer, la del "maestro Juan Ramón Gómez Pamo" (1846), gloria de los farmacéuticos españoles, y el dibujante gráfico Fernando Fresno (la lápida lleva el año 1951).
restaurante indio





4 comentarios:

  1. parece que La de Espronceda vivió en lo que hoy es el número 13, que desde sus rejas se puede ver un patio interior.

    ResponderEliminar
  2. Gracias. Había lápida que recordaba a Teresa, pero ha desaparecido.

    ResponderEliminar
  3. Mis abuelos vivian en la casa antigua del número 13 y no me dijeron que viviese ella allí.

    ResponderEliminar
  4. Vaya... es raro que tus abuelos no la conocieran...

    ResponderEliminar