Cuaderno de pantalla que empezó a finales de marzo del año 2010, para hablar de poesía, y que luego se fue extendiendo a todo tipo de actividades y situaciones o bien conectadas (manuscritos, investigación, métrica, bibliotecas, archivos, autores...) o bien más alejadas (árboles, viajes, gentes...) Y finalmente, a todo, que para eso se crearon estos cuadernos.

Amigos, colegas, lectores con los que comparto el cuaderno

viernes, 15 de julio de 2011

Poitiers y sus alrededores, con algo del turismo oficial

La ciudad oficial es un conjunto muy bien conservado de calles, plazas, edificios, etc. de marcado carácter eclesiástico, a los que se han añadido dos o tres monumentales recintos modernos: la plaza del Ayuntamiento, Correos, la Prefectura.... que no han conseguido borrar el sabor de ciudad recoleta, que agradece los paseos tranquilos a la caída de la tarde o por la mañana muy pronto, o cuando la ciudad se despierta o cuando se retira. Me dicen que vive fundamentalmente de "servicios" y de los estudiantes, lo que confirman, en efecto, los numerosos edificios de facultades, escuelas, etc., a veces habilitando viejos palacios. El "Fumé", donde se han desarrollado las actividades de la AISO, y la escuela de música, muy cerca, son dos de los más hermosos y representativos. 
He añadido algo de los pueblecitos satélites, fundamentalmente de Chauvigny y de la abadía de Saint Savin, a unos 20 kms., que visitamos ayer. Toda la región se las he ingeniado para poder ofrecer alguna curiosidad al visitante.
Catedral de san Pedro
Lo mejor para el paseante puede ser, precisamente, callejear e ir leyendo letreros, que con buen criterio y cómodamente explican historia de lugares y de la ciudad. Hay rincones inolvidables que suelen ser los lugares en donde el viejo muro ha encontrado la hiedra conveniente –glicinias, madreselvas y hasta catalpas he visto con esa función– para que el verde o el color vista la severidad de la piedra antigua. Ahí van unos cuantos ejemplos "oficiales", y dejaremos para despedirnos, en otro momento, los rincones   menos turísticos, los secretos del paseante.
Nave central de la abadía de Saint Savin
Santa Radegonde

Uno de los cinco castillos de Chauvigny
Rincón de una casa en Chauvigny
Dios nos recibe en el fresco del atrio de la abadía de Saint Savin
San Jean de Montierneuf
Cripta de la misma abadía, donde yace Saint Cyrile

Fresco románico con escena de la virgen el niño y el mal

1 comentario:

  1. "Rincones inolvidables" ... de "madreselvas en flor
    que me vieron nacer
    y en la vieja pared
    sorprendieron mi amor,
    tu humilde caricia
    es como el cariño
    primero y querido
    que nunca olvidé.
    Madreselvas en flor
    que trepándose van,
    es tu abrazo tenaz
    y dulzón como aquel...
    Si todos los años
    tus flores renacen,
    ¿por qué ya no vuelve
    mi primer amor?",
    y con Libertad Lamarque o Gardel, mucho mejor.

    ResponderEliminar