Cuaderno de pantalla que empezó a finales de marzo del año 2010, para hablar de poesía, y que luego se fue extendiendo a todo tipo de actividades y situaciones o bien conectadas (manuscritos, investigación, métrica, bibliotecas, archivos, autores...) o bien más alejadas (árboles, viajes, gentes...) Y finalmente, a todo, que para eso se crearon estos cuadernos.

Amigos, colegas, lectores con los que comparto el cuaderno

lunes, 9 de agosto de 2010

Sánchez Ferlosio y el deporte


Sánchez Ferlosio ha salido a la tribuna de los comentarios de actualidad con una página en un periódico nacional a propósito de la copa del mundo, el deporte, la celebración y su coda mediática y política. Y cada vez que SF opina merece la pena detenerse en sus reflexiones e ir con su pensamiento sagaz –de admirable precisión expresiva, de añadidura– hacia los lugares desde donde mira, opina y juzga.

Se trata en este caso de comentar lo que ha ocupado interés, entusiasmo y ocio de los españolitos: el campeonato del mundo; y de asociar deporte y celebración  a ribetes peligrosamente fascistoides, cosa sobre la que arguye históricamente, a partir de juegos, fastos y celebraciones en la antigüedad clásica, hasta llegar a la “adoración” de la copa de oro en la Puerta del Sol, por iniciativa de Esperancita Aguirre, como si se tratara de la sagrada custodia, del santísimo sacramento.
La verdad es que hay un aspecto de esa página que no termina por cerrar la argumentación: aquel que se pasea por la actividad deportiva de carácter competitivo –el ganar a toda costa– y la menosvalora por su carácter no funcional, como actividad que no tiene objetivo o función. Viniendo tal supuesto de SF, cuya defensa del indio ocioso, disfrutando del sol y de un tiempo sin otra finalidad que la de estar, recordamos bien, como contraste con las catorce horas de laboreo esclavista en las minas de plata, ese desprecio a la ociosidad o a la actividad sin función aparente nos extraña. Y por ahí podría considerarse el lado noble del deporte, que lo tiene sin ningún género de dudas. Luego, cuando pasa a mayores, la competición deportiva y todo su entorno, aún podemos intentar salvar algún rescoldo de tal actividad, cuando ejerce una función catalizadora de carácter social en la que convergen gentes de muy diverso signo (ideología, clase social, casta, raza...), quienes, por fin, se encuentran y establecen contacto humano.

Siempre se puede seguir por ahí, para señalar que podría no ser conveniente esta comunión social de los unos y los otros, cuando se les convoca a una falsa unidad, situándoles fuera del mundo real para hacerles partícipes de una actividad vacua (la deportiva ajena). Y siempre habría que ajustar que tal actividad, maravillosamente situada “al margen” de otras mucho más conflictivas (la laboral, profesional, docente, económica....), se presta fácilmente a la manipulación para arrimarla a la sardina propia. Que al fin y al cabo es lo que se hizo con los fastos y celebraciones, mientras Bisbal cantaba y Esperanzita Aguirre se vestía con la camisa de Casillas. 


No hay comentarios:

Publicar un comentario