Cuaderno de pantalla que empezó a finales de marzo del año 2010, para hablar de poesía, y que luego se fue extendiendo a todo tipo de actividades y situaciones o bien conectadas (manuscritos, investigación, métrica, bibliotecas, archivos, autores...) o bien más alejadas (árboles, viajes, gentes...) Y finalmente, a todo, que para eso se crearon estos cuadernos.

Amigos, colegas, lectores con los que comparto el cuaderno

viernes, 20 de agosto de 2010

Setiembre, Boston



Las praderas del Charles, en Harvard


Volveré a Boston este setiembre, para acudir a una reunión de expertos e investigadores que en Nueva York, unos días más tarde, van a discutir sobre mecenazgo y cultura en la España de Olivares, la de Quevedo, entre otros. He aquí el programa que me han enviado hace poco.

Pasaré sin embargo unos días antes por Boston, para completar en Harvard el listado de revistas profesionales que vamos a cualificar en nuestra web (edoBNE.com), una de las nuevas tareas de nuestro grupo de investigadores que trabaja en la BNE. Mi colega CM dará alivio al peregrino durante esos días; encontrarme con tan feliz circunstancia no es el menor acicate para el trasiego de aeropuertos que me espera, casi sin poder reciclarme del desajuste de horarios –leí este verano, en un reportaje del suplemento dominical de La Voz de Galicia, hecho a Darío Villanueva, que la RAE ha admitido, entre otras, la palabra “jetlak” (o algo así); no creo que haga falta, como el caduco “muslamen”, que la gente joven ignora; todo esto es harina de otro costal. Vuelvo al tema y a Boston. Y al trabajo sobre Quevedo.
El Charles entre puentes



¿Y con qué luces juega ahora Boston?
¿Qué frutos secos maduró el verano?
¿Cómo están en otoño los cerezos?
El hayedo de Chris, ¿da sombra al prado?

Que Boston se me llene de chinitas
con su timbre de inglés acicalado,
que no sepan qué hacer cuando las miro
a los ojos oscuros y a los labios...

que se vayan furtivas y en rincones,
curioso, su mirar dejen rasgado;
y que sueñen turbadas sin saberlo
como su piel se estremece en mis manos.

El Charles, impasible entre praderas,
con los puentes del mar viene soñando.

Hougthon Library, Harvard

Muchas tareas para unos días; pero merecerá la pena, sin duda. Y siempre tendré el problema de si pasar el día charlando con colegas y amigos, paseando en la ciudad o sacando notas y apuntes de la biblioteca.





1 comentario:

  1. o sacando fotos, que tienes muy buen ojo para el objetivo. Te esperamos!

    ResponderEliminar