Cuaderno de pantalla que empezó a finales de marzo del año 2010, para hablar de poesía, y que luego se fue extendiendo a todo tipo de actividades y situaciones o bien conectadas (manuscritos, investigación, métrica, bibliotecas, archivos, autores...) o bien más alejadas (árboles, viajes, gentes...) Y finalmente, a todo, que para eso se crearon estos cuadernos.

Amigos, colegas, lectores con los que comparto el cuaderno

sábado, 2 de octubre de 2010

Dos sonetos de "Filosofía barata", de CHINA DESTRUIDA

1

Me urge, me urge la lluvia y sus preguntas,
esta tarde de otoño tan hermosa;
mis versos se desgarran por los bordes
y yo como si nada, yo en la inopia.

Me urge el mensaje que los cielos mandan
sin saber dónde anidan sus palomas;
este universo va encendido y rápido,
nadie sabe si crece o si
 aún explota.

Me urge saber si las carencias graves
del magín son reales o son cosa
del buen darwin y sus lucubraciones;

me urge saber de mi casa remota,
si en la tierra, si en polvo, en las estrellas,
si ave, beso, semilla, granito, honda.


y 2

Serenidad se llama la mentira.
Vivir hacia la muerte es muy extraño;
contradice las luces de los ojos,
las risas de los niños, los helados,

la charla con amigos por la tarde,
el cuerpo ágil y el cuerpo desnudado,
los planes de buscar un cine cerca
y los de trabajar algo los sábados.

La verdad es que va en contra de todo;
hay quien dice que no es sino un engaño,
lugar a donde llegan pasajeros,
del que se vuelve, ya veremos cuándo.

Serenidad para la nada incierta.
Silencio que en silencio nos guardamos.

7 comentarios:

  1. Muy bello el de color naranja cuando le "urge la lluvia", muchas gracias, siga en la inopia porque le sienta muy bien y le salen unos versos preciosos, a veces.

    Libra

    ResponderEliminar
  2. Hola Libra.
    Raro, verdad? normalmente nos urgen las respuestas...qué querrá el poeta que le pregunten, la mayoría de los hombres huyen de las preguntas.

    Cuándo es su cumpleaños . Este mes tengo cinco libras!

    ResponderEliminar
  3. Bueno, libra. Ya no lo busco mas por esta pantalla( me refiero en las entradas anteriores). Ahora estamos al dia, no?

    ResponderEliminar
  4. Gracias por su interés, Chiqui, no sé si volverá por esta pantalla pero, por si acaso, para usted, de Nicolás Guillén; parece que él, después de las preguntas, ha obtenido alguna respuesta:

    He averiguado esto, que su risa es suave,

    como un ungüento sobre la piel quemada,

    que mira usted de un modo profundo,

    desde unos ojos llenos de luz crepuscular,

    y su carne parece amasada con yodo,

    con canela, con bronce y con agua del mar.


    Me gusta oírla hablar, porque las palabras

    salen de su boca como de un nido,

    primero se asoman y enseguida rompen a volar.
    (A Julieta)


    Libra

    ResponderEliminar
  5. Muy bonito, Libra, y ojala me lo pudiera apropiar, pero me temo que dice más de usted que de mí. Las preguntas iban de mi para usted. Observé que uno de los anónimos usaba el femenino. No estoy coqueteando (dios me libre!) sólo tengo interés...bueno, curiosidad.
    Total, que he leído a Nicolás Guillen por primera vez pero no me ha desvelado usted el misterio. Por lo menos dígame cuándo cumple años para que le/lo/la felicite.
    Espero que el profe se esté divirtiendo con este enredo!

    ResponderEliminar
  6. ¡Ah, pues ni hablar, que Dios no le libre de coquetear!, eso da vida, alegría y rejuvenece, a cualquier edad.
    Ya los niños bien pequeños son coquetos y alegres, les gusta verse y que les vean bien, por dentro y por fuera, les hace ilusión. Luego a uno le van enmendando la plana en esos aspectos y están mal vistos; no sé por qué. ¿Para qué ir perdiendo ilusiones?, ¡con lo importantes que son!
    Nicolás Guillén le dedica los versos a usted (le/la/lo) seguro, y yo también; parece este poeta un "coqueteador alegre" también.
    Además, las palabras que aparecen por esta pantalla de su parte son de las que "asoman" y vuelan enseguida, a su aire, cuente lo que cuente "el profe"-como le llama usted-.
    Intentaré hacerme más coqueto/a para el día 20, cuando envejezca otro año, qué difícil. Ojalá que usted también lo sea cada día un poco más.
    Me gustó mucho le/la/lo; usted sí se divierte, parece. Enhorabuena.

    ResponderEliminar
  7. El veinte? Pues viene usted antes que mi marido que los cumple el veintiuno. Si se me olvida felicitarle, de por contado que también se me ha olvidado el de él.
    Bueno lo de 'coqueta' es algo que se discutió hace tiempo en mi blog (yo lo negaba pero todos me decían lo contrario) Yo digo que es mi forma de ser porque trato a todo el mundo - que me cae bien - como a mis perrillos. Usted tiene un no sé que (no cometeré la idiotez de citar el francés) que me resulta familiar.
    Me temo que Don Pablo (él es quien usa la palabra profe, cosa que me parece ridícula) va a empezar a censurarme los comentarios.
    Vengo de enseñar dos clases y él (el profe) comprenderá que no entro para dar aquí la tercera.
    Si me acuerdo de su cumpleaños lo felicitaré en la entrada de pantalla del día. No puedo seguir buscándolo por estos rincones oscuros, que entonces sí que voy a dar que decir a las malas lenguas!

    ResponderEliminar