Cuaderno de pantalla que empezó a finales de marzo del año 2010, para hablar de poesía, y que luego se fue extendiendo a todo tipo de actividades y situaciones o bien conectadas (manuscritos, investigación, métrica, bibliotecas, archivos, autores...) o bien más alejadas (árboles, viajes, gentes...) Y finalmente, a todo, que para eso se crearon estos cuadernos.

Amigos, colegas, lectores con los que comparto el cuaderno

miércoles, 26 de octubre de 2011

Al cruzar el otoño, en el Retiro

Caminos que terminan en caminos
bancos solitarios
robles encendidos


plazoletas y bancos solitarios

por bóvedas trenzadas de castaños


No cabe tanto otoño en el Retiro,
parece un festival de viejos ramos;
recogieron las lluvias los senderos,
cantan las hojas secas nuestros pasos;

por la mañana hacia el Archivo cruzo
por bóvedas trenzadas de castaños;
surge un bosque de robles encendidos,
plazoletas y bancos solitarios,

caminos que terminan en caminos;
andar y andar y andar, ¿adónde vamos?
quiero decir lo que el otoño dice,
lo que me va diciendo cuando paso.

Hasta la puerta de Murillo llego;
me espera en el archivo Alonso Cano


Puerta de Murillo, al entrar

Puerta de Murillo, al salir

cantan las hojas secas nuestros pasos


6 comentarios:

  1. Si pudiera saltaría dentro de las fotos y ya no necesitaría leer el poema, precioso por cierto.

    ResponderEliminar
  2. No cabe el Retiro en el Otoño, amigo. Un saludo, muy bonito!

    ResponderEliminar
  3. ....nunca supuse que las palabras no fueran necesarias....y al ver las profundidades de las fotos, pues me deslumbraron con sutileza y suavidad los efectos quietos y contorneados del paisaje, que me hizo volver al ínstante aquél en que disfrute de alguien...
    ...y ¿que sería del mundo-paisaje al faltar el protagonista del universo satelital?
    Dímelo, por favor! Gebere.

    ResponderEliminar
  4. Gracias por los comentarios. No sé, tercer anónimo, qué es lo que pides ni quién es Gebere.

    ResponderEliminar
  5. Hace ¡tantos años! que no paseo por Madrid....Ni por El Retiro. Mi Retiro, que veía desde casa y al que llegaba nada más cruzar la Ave-
    nida.
    Ya no es mi casa. Pero sigue siendo MI Retiro. A pesar de la distancia. A pesar de los años.

    ResponderEliminar
  6. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar