Cuaderno de pantalla que empezó a finales de marzo del año 2010, para hablar de poesía, y que luego se fue extendiendo a todo tipo de actividades y situaciones o bien conectadas (manuscritos, investigación, métrica, bibliotecas, archivos, autores...) o bien más alejadas (árboles, viajes, gentes...) Y finalmente, a todo, que para eso se crearon estos cuadernos.

Amigos, colegas, lectores con los que comparto el cuaderno

sábado, 19 de febrero de 2011

Dos excelentes bibliotecas más, en Madrid


Son muchas, como ya hemos empezado a señalar, las bibliotecas de Madrid, como lugares de trabajo  adecuados para la lectura, la investigación. Obviamente, las grandes bibliotecas –o las de las instituciones reconocidas– siguen ahí: la Biblioteca Nacional de España, la del Ateneo, la histórica de la Complutense (llamada de “Valdecillas”, popularmente), etc.  Sin embargo, son menos conocidas algunas otras bibliotecas específicas, de importancia para su campo. Me voy a referir a dos de ellas, la de la filmoteca nacional –que he visitado recientemente– y la de la Academia de Bellas Artes de San Fernando –que también he visitado ahora.


Palacio de Perales
La biblioteca de la Filmoteca, en Madrid, ocupa el Palacio de Perales (en la calle de la Magdalena) construido, a principios del siglo XVIII, por Pedro de Ribera, pasó a ser propiedad del estado a comienzos del siglo XX y, desde 1977, pasó a formar parte del Instituto de la Cinematografía y Artes Audiovisuales para albergar la nueva sede de la Filmoteca Española.
Por la amabilidad de algunas personas que allí trabajan he podido entrar, visitar el lugar, saber que tiene un precioso museo, todavía sin posibilidades de abrirse al público –falta personal– y entrar en su biblioteca.

No hace falta que exponga, sin embargo, lo que es arquitectónica y artísticamente la Academia de Bellas Artes de San Fernando, del que se puede empezar a admirar la entrada, las escaleras, los patios, los hermosos ventanales... y cuya colección y museo es deslumbrante, pero sí que conviene que señalemos la riqueza de su archivo y la coquetería de su biblioteca, en pleno centro de Madrid, con una organización excelente, ya que se puede consultar su fondo vía internet, en www   archivobiblioteca-rabasf.com.

No hay comentarios:

Publicar un comentario