Cuaderno de pantalla que empezó a finales de marzo del año 2010, para hablar de poesía, y que luego se fue extendiendo a todo tipo de actividades y situaciones o bien conectadas (manuscritos, investigación, métrica, bibliotecas, archivos, autores...) o bien más alejadas (árboles, viajes, gentes...) Y finalmente, a todo, que para eso se crearon estos cuadernos.

Amigos, colegas, lectores con los que comparto el cuaderno

miércoles, 23 de febrero de 2011

Juan de Tassis, Conde de Villamediana (I)

He desistido de recorrer las páginas de los buscadores en busca de material sobre Villamediana después de atravesar medio centenar de direcciones que reiteran noticias y textos, sin ningún filtro mínimo entre mentira y verdad, incluyendo una de las primeras de google, muy conocida, que se anuncia como


WebMii - Juan De Tassis. Toda la información sobre Juan De Tassis: e-mail, trabajo, blogs, teléfono, dirección, redes sociales, sitios web y WebMii Score


Yo no voy a publicar el e-m del Conde de Villamediana ni su facebook y cosas así, de verdad, máxime teniendo en cuenta que es uno de nuestros autores clásicos peor tratados y conocidos, hasta el punto de que hay algunos trabajos rematadamente malos –uno de ellos se publicó, mea culpa, en la primera época de Manuscrt.cao– que no se salvan ni por las intervenciones del benemérito Narciso Alonso Cortés, del erudito E. Cotarelo (reeditado en Visor), ni por el malogrado J.M. Rozas (quien no pudo acabar su tarea de asedio al Conde), ni por el bienintencionado Luis Rosales (Pasión y muerte del Conde de Villamediana, Madrid: Gredos: 1969). Todo lo mejor que conozco en torno a Villamediana –y pido ayuda si hay cosas que se me han escapado– son referencias puntuales (por ejemplo la de Jaime Moll). Mis búsquedas bibliográficas para ver si alguien había movido sus papeles, desde que lo hizo Narciso Alonso Cortés, no han dado resultado, ya he dicho que por el tapón de la red, que en este caso no solo no ayuda sino que desborda e inutiliza la consulta.


Publicaré al menos los autógrafos, que son bastantes, en torno a la veintena, y que nos trajeron de cabeza cuando incluimos su entrada en nuestra Biblioteca de Autógrafos Españoles (I), hasta el punto de que acudimos a firmas en el AHPM. Ese es un lugar en donde sin duda aparecerán más, tanto en el de Madrid como, sospecho, en otras ciudades (¿Córdoba, Toledo?). Muchos habrá en Italia –en donde espero pasar una temporada el curso que viene, rematando la investigación, si consigo el hueco, muy difícil, en mi tenebrosa universidad– y otros muchos, sencillamente, están al alcance de nuestra mano –y allí siempre han estado– en los grandes centros en donde se depositan nuestros tesoros. 

Por cierto, Wikipedia, en este caso, es un disparate. 
Y no, no he encontrado el misterio de su asesinato, es decir, ninguno de los papeles se refiere directamente a ese episodio.

He aquí un autógrafo, para hacer la competencia a los que anuncian que tienen su número de teléfono:

















2 comentarios:

  1. Si te sirve, yo tengo el móvil de su prima. Pablo, quién ha escrito lo de wikipedia. Es lenguaje de redacción de colegio. ¿Quién dijo que de Bach para acá no hay nada que merezca la pena? Si no puedo el XVI, si se me priva del XV, si es imposible el XIV, ni tan siquiera el X, Roma o Grecia... entonces prefiero las cavernas a esto que tenemos. ¡Quiero una máquina del tiempo! Y no tengo tiempo para máquinas. Seguiré envidiando tu suerte, porque has hecho vida del viaje en la máquina. Para mí es solo un refugio demasiado esporádico (cuando no aguanto más) y lo lamento profundamente.

    ResponderEliminar
  2. Sorpresa al encontrarme con estas generosas aportaciones sobre Villamediana, lejos de copias y tópicos. Tan nombrado como enigmático, en algún lugar probablemente duermen papeles que desvelen aspectos escondidos, aunque los concernientes a su muerte, si es que los hubo, probablemente sean humo casi desde que se escribieron. Cada soneto del Conde es un mundo, pero me llamó hace tiempo la atención esta redondilla que leí en la "poesía Inédita" de Cátedra:

    Del nuevo efe[c]to q[ue] siento
    no me acierto a defender,
    ni llego a comprehender
    si es miedo o atrevimiento.

    Enigmático, a mí siempre me ha sonado al momento en que se abre al camino de Mendocillas y demás, en su perpetua huída del ahstío hacia adelante. Claro, en el caso de que ese verso se suyo. Bueno, está muy bien el blog, me asomaré a menudo.

    ResponderEliminar