Cuaderno de pantalla que empezó a finales de marzo del año 2010, para hablar de poesía, y que luego se fue extendiendo a todo tipo de actividades y situaciones o bien conectadas (manuscritos, investigación, métrica, bibliotecas, archivos, autores...) o bien más alejadas (árboles, viajes, gentes...) Y finalmente, a todo, que para eso se crearon estos cuadernos.

Amigos, colegas, lectores con los que comparto el cuaderno

viernes, 17 de septiembre de 2010

Romances noticieros: Romance del capuchino





Más ruidosa que Madrid
solo a Nueva York encuentro;
¿es el ruido de la gente
o es el ruido del comercio?
Es igual que Antón Martín
con ocho millones dentro.
He salido para el “brunch”
y en Greely Square me quedo
en un remanso que Broadway
dejó cual jardín ameno
al cruzarse con la quinta,
mas por la calle del medio.


Tomaremos desayuno,
tomaremos refrigerio.
Quiero llegar al Village
y recorrerme el paseo
que sube por la catorce    
como si fueras al cielo.
He escusado la asistencia
esta mañana al congreso,
que no me puedo marchar
sin haber bajado al menos
al Village, a Chinatown
y a la ribera del puerto.
El capuchino ya viene,
lo adivino porque huelo
a canela y chocolate.
Es hispano el camarero.
No está cumplido el café,
pero el servicio es bueno
con servilletas de tela,
agua, pimienta y salero.  


Las ventanas se me antojan

pasarela de modelos
razas, tipos, grupos, gentes,
vestidos, colore, gestos...
nunca serán nada más
que este rápido momento
hola y adiós muy buenas;
Nueva York también es eso.
gentes que vienen y pasan,
vienen cerca, se van lejos;
amontonados están
cada cual con su secreto.
Me dicen que soledad
arruinó sus sentimientos
y que viven asustados
que de todo tienen miedo.
No sé, no sé… si yo miro
a aquellos ojos tan negros,
chispean y se alborotan
y al cabo de un rato, lejos,
con disimulo se vuelven
con la mano sobre el pelo,
y entonces van y se dejan 
con la mirada un destello
–linda doncellita y cántaro–;
una pascua de hace tiempo,
don Antonio me lo dijo.
Y a don Antonio le creo.



2 comentarios:

  1. Muchas gracias por sus romances noticiosos y crónicas de las américas: son muy divertidos y es usted muy amable en ponernos al corriente de todo. A ver si nos explica algo más de sus impresiones sobre los hispanistas varios que se encuentra por ahí.

    ResponderEliminar