Cuaderno de pantalla que empezó a finales de marzo del año 2010, para hablar de poesía, y que luego se fue extendiendo a todo tipo de actividades y situaciones o bien conectadas (manuscritos, investigación, métrica, bibliotecas, archivos, autores...) o bien más alejadas (árboles, viajes, gentes...) Y finalmente, a todo, que para eso se crearon estos cuadernos.

Amigos, colegas, lectores con los que comparto el cuaderno

domingo, 4 de septiembre de 2011

El roble de las penas





He visto al viejo roble, el de las penas,
al cruzar un Retiro abandonado,
con la tranquilidad y la dulzura
de quien por fin se queda solitario.

Pierden los robles tarde su volumen
y el mío había sido desmochado;
hongo yesquero entre las ramas bajas,
conservará el verdor de los veranos.

Antes de proseguir entre senderos,     
en el banco de siempre me he sentado.
–“¿Cómo va todo, amigo, y cómo te ha ido;
guardaste algún amor bien cobijado?”

Yo no tuve con quien venir a verte;
ya volveré otro día, que voy de paso.”


1 comentario:

  1. Me ha emocionado el poema. No hay soledad interior más honda que la del que dialoga con los árboles y de alguna forma se identifica con ellos: siempre rodeados, siempre solos.

    ResponderEliminar