Cuaderno de pantalla que empezó a finales de marzo del año 2010, para hablar de poesía, y que luego se fue extendiendo a todo tipo de actividades y situaciones o bien conectadas (manuscritos, investigación, métrica, bibliotecas, archivos, autores...) o bien más alejadas (árboles, viajes, gentes...) Y finalmente, a todo, que para eso se crearon estos cuadernos.

Amigos, colegas, lectores con los que comparto el cuaderno

martes, 15 de junio de 2010

"Marché de la Poésie" en París

Me voy tres días a mezclarme con versos en la vigésimo octava edición del "Marché de la poésie", en París. en donde en esta ocasión habrá poesía inglesa, francesa y catalana... con cosas tan curiosas como la poesía de Ramón Lull interpretada como RAP, más otros grupos musicales, recitales, cine... De manera que descuidaré este cuaderno, pero traeré información fresca sobre poesía en la calle, en la gente.
La información se puede recabar en estas dos direcciones:

http://poesie.evous.fr/vendredi-18-juin.html
http://www.poesie.evous.fr/-28e-Marche-de-la-Poesie-17-20-juin-.html



28e Marché de la Poésie : 17-20 juin 2010


Le 28e Marché de la Poésie se tient place Saint-Sulpice (Paris 6e) du jeudi 17 au dimanche 20 juin 2010.


L’invité d’honneur est la poésie catalane.


La Périphérie du 28e Marché de la Poésie a commencé depuis le 20 mai et continue durant tout le mois de juin.


 La documentación más completa se encontrará en http://www.poesie.evous.fr/Dossier-completdu-28e-Marche-de-la.html

He vivido algún tiempo en Francia, más de un año en Saint Malo, una de las ciudades más (¿qué adjetivo pondría?) peculiarmente hermosas que conozco, y otras temporadas en ciudades distintas, sobre todo en París. Creo que, como para todos los españoles que viajaban frecuentemente a Francia, el territorio vecino sigue teniendo el hechizo de una cultura mimada y distinta, que se materializa en el detalle que valora y cuida  lo propio continuamente: paseos por las viejas librerías, paradas en las plazoletas, balcones floridos, jardines y calles majestuosos, restaurantes minúsculos de tamaño, pero decorados con la sofisticación de velas, manteles, denominaciones...; rincones artísticos leves para que la mirada los engrandezca. Y así en casi todos los aspectos, por más que la erosión de la llamada "globalizacion" también avance allí, sobre todo en las grandes capitales.




París, La Butte

Si pasas por noviembre alguna tarde
no dejes de decirle que le añoro,
que recuerdo el paseo de los tilos
del boulevard Auriol en el otoño,

que recuerdo las largas avenidas
cuando invierno  dejaba  poco a poco
sin la alfombra dorada de las hojas
crujiendo a nuestro paso.... que le añoro.

Las hojas secas del jardín lejano
versos parecen de un lugar remoto
que vivió su parís sin darse cuenta
de que era inútil pretenderlo todo.

Prendido en unos versos de Verlaine
habrá vuelto a París el viejo otoño.






II
Aquellos días grises de parís,
otoño en las largas avenidas,
montsouris solitario, la butte aux cailles,
tantos paseos con desconocida


de ojos azules, corazón ausente…
De grace, eloignez vous, madame, no quiero,
que no quiero vivir abandonado
ni volver a pasar por las ventanas


del hospital donde murió Vallejo,
en Denfer-Rocherau, mientras caen las hojas
del tiempo, del otoño, los recuerdos…


y llenas de vacío mi alegría
para dejarlo entre las hojas muertas
cuyo destino nunca comprendimos.












3 comentarios:

  1. ¡Qué suerteeeeeeeeeee!, presentía que iba a tener un feliz día, ¡se va a Francia!. Como dice siempre mi madre, ya muy mayor y del alto Ampurdán, cuando uno pasa la frontera a Francia ¡a uno se le ensancha el corazón!. Espero que vuelva con el suyo amplio, a rebosar de dicha y con más cosas para amar y un poco menos para odiar. También allí beba buenos vinos, olvide un poco a Quevedo, a Agustín Tinajas -que creo que hizo más por su forma de ser y su carácter que usted mismo-, y diviértase.
    Saint Malo, ciudad pequeña de tan extraña geometría, es única pero en invierno debe ser muy triste y melancólica. La cercana Dinan también es preciosa ... aunque para el alma y el corazón, ¡al Medíterráneo se ha dicho!

    ResponderEliminar
  2. También yo envidio esa escapadita tan atractiva, Pablo. Que disfrute usted de lo lindo, como corresponde. Bellos poemas, melancólicos. Acabo de pasear por el monte y me ha saludado el aroma de las flores de tilo, precisamente, que se abren ahora. Sólo ese perfume me ha calmado erl alma que andaba desbocada. Y ahora me alegra su viaje francés. Cuente, cuente.

    ResponderEliminar
  3. En Saint Malo, esa ciudad reconstruida sobre las cenizas de sí misma, da la impresión, sobre todo después de las seis de la tarde en que desaparecen las personas de sus calles, de que va a surgir de la esquina un correo de la resistencia francesa en bicicleta, perseguido por un par de oficiales nazis. Por momentos, Saint Malo es un perfecto decorado de Saint Malo.

    ResponderEliminar