Cuaderno de pantalla que empezó a finales de marzo del año 2010, para hablar de poesía, y que luego se fue extendiendo a todo tipo de actividades y situaciones o bien conectadas (manuscritos, investigación, métrica, bibliotecas, archivos, autores...) o bien más alejadas (árboles, viajes, gentes...) Y finalmente, a todo, que para eso se crearon estos cuadernos.

Amigos, colegas, lectores con los que comparto el cuaderno

domingo, 13 de junio de 2010

Poética para la desorientación de los tiempos






Dicen que no se debe hablar en verso
de nuestra intimidad, que lo privado
es de mal gusto que aparezca así,
directamente en verso. “No es poesía”.

Vamos a ver qué pasa si lo digo:
amo a la emperatriz Isabel,
la que pintó Tiziano, rubia y blanca,
amo a Gema, a Chopin, a los turrones,
me vuelven loco los helados, amo
a Javi, a Nacho, a Helianuska, a Pauet,
a las parejas del Retiro cuando
aprovechan las sombras de la tarde
y se atiborran a mimos y a besos;
me enloquecen la fruta y las natillas,
amo a la panadera, y a la chica
del pendiente, en el bar de la plazuela
roja, en Cedeira, y a sus grandes ojos
claros que nunca me han mirado cerca
más que en sueños, y cómo amo a mis sueños;
también amo a Diäna, y a Pilar,
y a Barbolilla –que la sigo amando–,
y a Mercedes, y a Jose, y a Jose
(son distintos, son dos) y a Víctor, Tibi,
Paula, Lola, Everardo… (¿quién será?,
con la pasión se me cuelan extraños)
y a las dos martas… No amo pero nada a:
mis compañeros de departamento,
al antipático del mostrador,
el calor excesivo, la tristeza,
la suciedad de los rincones altos,
la comida mal hecha, las arañas…
y sobre todo no amo al desamor,
me destroza el olvido, la tristeza,
no sé qué hacer con la melancolía,
a diario lucho con las melodías
de las canciones que aprendí mientras que,
“mientras que” solo puede completarse
con travesías y recuerdos viejos
que ni se sabe dónde estarán ahora…
Vaya. He perdido el hilo de los versos.
El caso es que barrunto que podría
seguir durante muchísimo tiempo
amando y desamando con pasión,
con ternura, en silencio, sin que digan
los versos esas cosas reprochables;
pero, ¿no son los versos las palabras
con que enlazamos nuestros pensamientos
para reproducir lejos y fuera
lo que atraviesa nuestro corazón?
(Y entiéndase por tal el escondrijo
interior y profundo e incomprensible
donde se cuece nuestra pobre vida).

Amo y desamo y hago versos y amo.
Y mira que lo digo otra vez y
que no me canso de decirlo y que
no diré nada si no digo lo que amo.





8 comentarios:

  1. Ay! me alegro que hayas pasado de la hermafrodita de ayer a cosas tan graciosas y tiernas. Mira bien lo que dices por aquí que pronto lo leerá tu peque!
    Te amamos Pablo ( lo de amar el marido lo prefiere en plural)

    ResponderEliminar
  2. Pues mire que lo dice bien y en verso, oiga: a pesar de que a mí me da pena su pobre señor de la ventanilla del banco (que sus muchos líos tendrá) y me gusta muchísimo el calor excesivo (que dura tan poco pero aplaca la rabia al personal circundante por unos días), lo dice todo muy tierno y divertido -para bien, ¿eh?-. Se nota que es hombre de pasiones, ¡qué suerte amar tantas cosas y a tanta gente! ... y, para pasarlo mejor en esta vida, sólo tiene que desapasionarse un poco, retomar la ternura y amar también a la tristeza y a la melancolía, así no le harán tanto daño. ¡Y no olvide, con todo ello, unos buenos vasos de buen vino tinto!, sobre todo para estas noches próximas de verano: ya verá qué bien; y ahora, me voy a leer todo lo nuevo que ha escrito, que ha sido muchísimo y como comento lo primero que me pasa por la cabeza y usted me deja hacerlo muchas veces, pues eso ..., que gracias de nuevo.

    ResponderEliminar
  3. Chiqui... no hace falta que me reconvengas, lo que hay es lo que hay y habrá que aceptarlo como parte de todo, al menos mientras no dañe a los demás. No sé quién eres, pero va un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. y yo a ti también te amo, y Helianuska seguro cuando le cuente lo que has escrito.

    ResponderEliminar
  5. Creo que hoy ha sido un buen día para hacer los deberes y echarle un vistazo a tu blog. Me ha gustado mucho.

    ResponderEliminar
  6. No se me olvida lo que un día dijiste en clase: "la literatura es vida, es una faceta de la vida. Es manifestación humana". Y la poesía es literatura. Lo difícil es saber expresar esa intimidad. Y tú sabes.

    En mi escondrijo incomprensible, profundo e interior también tienes tu rincón.

    ResponderEliminar
  7. Del curioso y divertido poema de W.S., para que no se apure por no amar a algunos (véase los de su departamento, aunque seguro que habrá un montón más), según la poetisa, encima le van a hacer un favor y todo por ser como son:

    Agradecimiento (Wislawa Szymborska)

    Debo mucho
    a quienes no amo.

    El alivio con que acepto
    que son más queridos por otro.

    La alegría de no ser yo
    el lobo de sus ovejas.

    Estoy en paz con ellos
    y en libertad con ellos,
    y eso el amor ni puede darlo
    ni sabe tomarlo. [..., etc.]

    ResponderEliminar
  8. ...POÉTICAS / Herberto Helder...

    O poema/I


    O poema cresce inseguramente
    na confusão da carne.
    Sobe ainda sem palavras, só ferocidade e gosto,
    talvez como sangue
    ou sombra de sangue pelos canais do ser.

    Fora existe o mundo. Fora, a esplêndida violência
    ou os bagos de uva de onde nascem
    as raízes minúsculas do sol.
    Fora, os corpos genuínos e inalteráveis
    do nosso amor,
    rios, a grande paz exterior das coisas,
    folhas dormindo o silêncio
    - a hora teatral da posse.

    E o poema cresce tomando tudo em seu regaço.

    E já nenhum poder destrói o poema.
    Insustentável, único,
    invade as casaS deitadas nas noites
    e as luzes e as trevas em volta da mesa
    e a força sustida das coisas
    e a redonda e livre harmonia do mundo
    - Em baixo o instrumento perplexo ignora
    a espinha do mistério.

    - E o poema faz-se contra a carne e o tempo.


    Herberto Helder (Funchal, Ilha da Madeira, 1930- ), "Ou o poema contínuo", 2004

    ResponderEliminar