Cuaderno de pantalla que empezó a finales de marzo del año 2010, para hablar de poesía, y que luego se fue extendiendo a todo tipo de actividades y situaciones o bien conectadas (manuscritos, investigación, métrica, bibliotecas, archivos, autores...) o bien más alejadas (árboles, viajes, gentes...) Y finalmente, a todo, que para eso se crearon estos cuadernos.

Amigos, colegas, lectores con los que comparto el cuaderno

sábado, 3 de julio de 2010

No va mal, la prensa


La verdad es que no va muy mal el uso de la lengua en la prensa, en general, y refiriéndome siempre a la que consulto o cae en mis manos, pues sí que he observado mucho más cuidado tanto en lo que se refiere a normas ortográficas y propiedad del léxico como a la calidad del estilo. Lo peor –y me temo que imparable– es la ventolera de los neologismos, barbarismos y modas léxicas. Me parece, verbo y gracia, que va a ser imposible oponerse a "evento", que ya todo lo es, hasta rascarse la nariz o ir a hacer pis; palabro fervorosamente adoptado por el dios google para meterse en nuestras vidas. Solo cabe implorar que no hagan lo mismo con los nuevos que van ascendienco ("domótica") de los sótanos de los diccionarios, como hizo en su tiempo "obsoleto", que a pesar de su abrumadora fealdad, ya está entronizado. Más feo que "google", de todas maneras, es difícil encontrar algo en nuestros repertorios léxicos, a no ser "envergadura", que se nos fue de las alas del avión a un calambur de consecuencias imprevisibles. Hagan la prueba de pedir a una persona sencilla que lea google, y observen sus muecas. Propongo que cambiemos el nombre a google; pido una encuesta nacional. Se admiten propuestas. ¡Viva la República! (se me ha ido la mano).
Sigo con mi animadversión contra las solapas que no sean las de las prendas de vestir, pero me temo que no pueda aupar a "traslapar" (ya dije que anda en la p. 721 de la Gramática grande la RAE), ni recuperar ese campo conceptual para el entrañable "coincidir". 
Muchos periódicos han  conseguido limpiar defectos de siempre, como el  "esto" y el "ti" con tilde, que no hace poco condecoraba ignominiosamente los anuncios de Telefónica. Todavía se lucía ayer a toda plana en un anuncio de "Viajes Iberia" de El Mundo, periódico que viene resultando –y hay que decirlo– de los más respetuosos y dignos en el tratamiento de la lengua que nos es común. Sin embargo, otros, como El País, necesitan todavía ser menos pedantes y consultar más el Diccionario. Luego le hago un mimo al País, para que no salga menoscabado. Las caries son más abundantes en ese rosario de estupendos periódicos provinciales y locales, pero por el inevitable contagio con otras lenguas peninsulares (La Voz de Galicia, La Vanguardia...: periódicos de indudable calidad).
Se ha conseguido, por ejemplo, que casi todo el mundo ponga tilde a las mayúsculas y a otras variedades gráficas; convendría ahora, que se está a punto de lograrlo, remachar el argumento, que no es solo cuestión de estética: una tilde airosa, a modo de sombrerete, sobre una vocal mayúscula debería resultar mucho más estética que el vacío, como en la cabecera de El país, con su tilde color de mar profundo, ladeada por el viento (este era el mimo): las tildes tienen como función primordial señalar la pronunciación de las palabras; se pronuncian igual las mayúsculas que las minúsculas, esa condición, por tanto, no sirve para justificar que unas se marquen y otras no. Propongo, en consecuencia, que VIAJES HALCON se saque una hermosa tilde de donde pueda para sus anuncios y carteles; que haga lo mismo, aunque sea francés, MICHELIN; y que al experto de Obras Públicas de la Dirección General de Tráfico le ayude un licenciado en Filología –que se podría pagar con el dinero de las multas municipales, injustas en un 99%– para que ponga o no tildes en FONTIVEROS, AGREDA... y esos centenares de lugares de nuestra hermosa, dispersa, caótica geografía peninsular.
Y aun seguiré luchando con la "temática" sustantiva,  que todos los días me pincha con ejemplos, como el que ilustra dde la fundación BBV (de fecha ayer).
Otra cosa es lo que digan, su veracidad, propaganda, etc. Son los periódicos como las personas: cuando les envenenan "políticamente" pierden la razón y tan solo debaten con argumentos para obtener la cuota de  "poder", sin darse cuenta de que el común de los lectores, cuando entran en ese torbellino absurdo, se desentienden de sus peroratas y los desprecian. Harina de otro costal para más adelante.

3 comentarios:

  1. Te vas, te vas, pero no te has ido? Yo te hacía ya ayudando a esos labradores gallegos a recoger la cosecha de verano…qué se recoge en Galicia en verano?.

    Me ha divertido mucho tu entrada y estoy muy de acuerdo con casi todo. Lo de google déjalo en paz que me gusta la palabreja.

    ResponderEliminar
  2. Como dicen ahora, "me estoy yendo". No sé si en la aldea podré controlar estos comengtarios, Chiqui. De todos modos, casi todo el mundo es "anónimo"... Las visitas han aumentado a unos 200 diarios, pero no sé muy bien el porqué del anonimato. Intentaré mantener un ritmo cordial -fotos a los jabalíes, días de bandera roja, fiestas en los pueblos, prensa local, charlas en la chimenea...– durante este tiempo.

    ResponderEliminar
  3. Pablo, las visitas siempre son anónimas. En el sistema que yo uso sólo puedo saber ( como máximo) la ciudad desde donde entran. Los comentarios son otra cosa. Yo le iba decir a tus anónimos que se busquen un seudónimo porque siempre es agradable conectar con distintas personas y no caer en el error de que el anónimo es siempre el mismo.
    Doscientos diarios? Es increíble, quiere decir que tendrás unos 9000 al mes? Después de años yo no tengo más de 2000 al mes...claro que tú tocas tantos temas que cualquiera que busque información en Goglee sobre ellos ira derecho a tu blog! Es lo que llaman ‘de rebote’ . La cifra real sería visitantes que vuelven y pasan tiempo en tus páginas. Claro, no sé que sistema usas.

    ResponderEliminar