Cuaderno de pantalla que empezó a finales de marzo del año 2010, para hablar de poesía, y que luego se fue extendiendo a todo tipo de actividades y situaciones o bien conectadas (manuscritos, investigación, métrica, bibliotecas, archivos, autores...) o bien más alejadas (árboles, viajes, gentes...) Y finalmente, a todo, que para eso se crearon estos cuadernos.

Amigos, colegas, lectores con los que comparto el cuaderno

jueves, 1 de julio de 2010

Homenaje a Milagros del Corral

Ayer se celebró el homenaje a Milagros del Corral, de acuerdo con esta convocatoria:
 

Cena homenaje a Dña. Milagros del Corral, en agradecimiento a su brillante y eficaz labor como Directora de la Biblioteca Nacional Española.

Te invitamos a formar parte de este encuentro, donde tendremos la oportunidad de testimoniarle el afecto personal de todos nosotros, junto con nuestro aprecio y consideración por su labor profesional, que será el miércoles 30 de junio a las  21 h. en el Salón de baile del Círculo de Bellas Artes. , C. Alcalá, 42 – Madrid.
[............................]

Comité organizador formado por D. Federico Ibáñez, editor, D. Pablo Jauralde Pou, Catedrático de la Universidad Autónoma de Madrid, D. José Manuel Lucía,  Doctor en filología, D. Francisco Pérez González, editor, y D. Fernando Rodríguez Lafuente, Director de ABCD.

 
El lugar de la cena es espectacular, demasiado grandioso quizá (hice un par de fotos) y el centenar de asistentes nadaba entre aquellas enormes columnas del salón desde cuyas ventanas se veía el cruce la Gran Vía con Alcalá, por un lado, o la excelente librería Blanquerna, por otro. 
 El ambiente fue grato, amable, sencillo y después de la cena hablaron brevemente Federico Ibáñez, José Manuel Lucía y Francisco Pérez. Finalmente lo hizo Milagros del Corral, con la espontaneidad, sencillez y claridad que le ha caracterizado siempre. Todos convinieron en la dignidad de su "no" y en la incapacidad de quien haya tomado la absurda decisión de truncar el proyecto puesto en marcha para la Biblioteca Nacional de España, en un país –alguien lo dijo– en el que va siendo difícil encontrar a la persona adecuada en el puesto que debería ocupar.
Blanca Berasategui me devolvió a mi casa camino de la suya y, en un último destello de lucidez, me desvié ligeramente del bulevar para comprarme un enorme helado de yogour y de leche merengada en Siena, en donde, si supieran la publicidad que les hago, no me los deberían cobrar. No son nada caros. Veis lo preocupado que estoy por lo del dinero.

1 comentario:

  1. El otro día estuve en Sienna, Pablo. Ya lo conocía, pero no recordaba el nombre. Mi abuelo, que vivía en la calle Sainz de Baranda, me compraba helados allí cuando yo era pequeño.

    ResponderEliminar