Cuaderno de pantalla que empezó a finales de marzo del año 2010, para hablar de poesía, y que luego se fue extendiendo a todo tipo de actividades y situaciones o bien conectadas (manuscritos, investigación, métrica, bibliotecas, archivos, autores...) o bien más alejadas (árboles, viajes, gentes...) Y finalmente, a todo, que para eso se crearon estos cuadernos.

Amigos, colegas, lectores con los que comparto el cuaderno

viernes, 2 de julio de 2010

Criaturas


Los poetas son sensibles a los cambios
imperceptibles de temperatura,
y son pesados, por lo general
disfrutan al llorar con las palabras;

se irritan con la vida fácilmente
porque piensan que tan solo ellos pueden
entender cabalmente lo que pasa,
y que lo pueden demostrar con versos.

La realidad es que no saben nada
y viven asustados e ignorantes,
temiendo siempre que al volver la esquina

surja una flor de aroma inolvidable,
unos ojos que ríen y se van,
un vientecillo suave y misterioso…

3 comentarios:

  1. ¿De verdad que los poetas se irritan con la vida?. Vaya sorpresa. Yo los hacía meditabundos y silenciosos, como recogidos en sí mismos, compungidos con la vida no irritados.
    ¿De verdad viven asustados?. Pensaba que la poesía les servía de escudo protector.
    Ya ve qué cotilla soy pero, como usted es poeta, tal vez pueda dar pistas sobre la profesión; puede que en otro poema.
    En lo de que no sepan nada se parecen a los curas que hablan sobre la vida eterna y saben lo mismo que los demás: nada, imposible saber algo.
    Muchas gracias por este poema; está muy bien, para mi gusto mejor que otros.

    ResponderEliminar
  2. Esperaba algo más de su poesía...
    Mi mente se reconforta al ver el significado de nuestras realidad cuando se quita la máscara.

    - No esperaba menos. He salido ganando

    ResponderEliminar
  3. La verdad es que no entiendo bien este segundo comentario....

    ResponderEliminar