Cuaderno de pantalla que empezó a finales de marzo del año 2010, para hablar de poesía, y que luego se fue extendiendo a todo tipo de actividades y situaciones o bien conectadas (manuscritos, investigación, métrica, bibliotecas, archivos, autores...) o bien más alejadas (árboles, viajes, gentes...) Y finalmente, a todo, que para eso se crearon estos cuadernos.

Amigos, colegas, lectores con los que comparto el cuaderno

miércoles, 16 de noviembre de 2011

TRIPTICO DE SANTIAGO. Virgilio, Bach, la lluvia



".... et sol crescentis duplicat umbras"


Virgilio descubrió al atardecer
que cuando el día ya vencido andaba
desprendiendo iba estelas luminosas
al tiempo que las sombras duplicaba.

Las tardes puso en versos que decían,
dejó en sus versos sombras alargadas,
cantó la luz del tiempo que se fue,
luz del atardecer, lenta y dorada.

Se fue virgilio y nos dejó la tarde
y la noche dejó, la que llegaba,
y al recorrer sus versos, la tristeza,
y al recordar sus versos, la nostalgia

Tanto ser y no ser continuamente
y cada día el corazón se apaga.



2

Me compraré una gabardina gris
que me proteja de la lluvia cuando
me pierda por las calles de ciudades
viejas lluviosas tristes donde vuelven

sin remedio esquinas del recuerdo
y se rehacen escenas de costumbre
sin más motivo que pensar el tiempo
y sortear los espejos de los charcos,

asumir que las calles se trazaron
para el azar del caminante viejo,
que ya no mira los escaparates
mas le asombra el color de los paraguas.

Luz y lluvia coronan las farolas
de una flor amarilla y temblorosa.


3

Clave bien temperado. Bach ordena
el tiempo a su manera y lo prepara
para que no se sienta su silencio
otra versión de la armonía traza

con la que si lo que ya no sin es
la inteligencia distribuye y traba
sortilegio de formas sin capricho
con rigor el desorden se enmaraña

no será de artificio lo que quiebra
borde no tiene cuando fluye el agua
ni una gota cayó de su sonido
más lejos del lugar que le esperaba

mientras que suena temperado el clave
no hay nada más que música no hay nada


4 comentarios:

  1. ¡Qué bien Pablo, qué bien!

    ResponderEliminar
  2. Los versos son preciosos, aunque con la enfermedad de la melancolía.
    Las fotos son de una composición estupenda, sobre todo para ese estado que refleja toda la página. Enhorabuena por todo.
    Si prueba un día el ir a Cádiz y retratar, ¿crearía versos diferentes?
    Realmente, un paisaje, una luz y un clima hacen una manera de ser y sentir.

    ResponderEliminar
  3. Estuve hace un año o así en Cádiz, y me enamoré de la ciudad –es un problema enamorarse de todo–; he de volver, porque el sur....
    El rapsoda no creo que esté enfermo de melancolía. Le diré que escriba versos en la Caleta y en aquellas maravillosas plazoletas de la ciudad vieja, en donde busqué un sitio para vivir.

    ResponderEliminar
  4. ¿Problema enamorarse de todo?, ¡vaya suerte, menuda vida da eso con el corazón agitado!

    ResponderEliminar