Cuaderno de pantalla que empezó a finales de marzo del año 2010, para hablar de poesía, y que luego se fue extendiendo a todo tipo de actividades y situaciones o bien conectadas (manuscritos, investigación, métrica, bibliotecas, archivos, autores...) o bien más alejadas (árboles, viajes, gentes...) Y finalmente, a todo, que para eso se crearon estos cuadernos.

Amigos, colegas, lectores con los que comparto el cuaderno

lunes, 26 de diciembre de 2011

Portulanos y cartas de navegación para Quevedo


Portulano de Battista Agnese, 1544






Voltius, 1592


Una de las cuestiones que no he podido dirimir de modo convincente es la de los viajes a Italia, sobre todo lo que Quevedo hizo (1613-1619) o los que se hacían entonces, durante los virreinatos de su señor el Duque de Osuna. Confieso incluso haber hecho yo un par de veces esos mismos viajes, incluso haber punteado con alfileres mapas de la época señalando los lugares que asoman en el CODOIN (la colección de documentos inéditos, que publica en unos cuatro volúmenes todos los despachos entre Sicilia/Nápoles y Madrid durante el periodo de Osuna. En algunos lugares frecuentemente citados, como Ótranto, lugar de novelas inglesas del s. XVIII, por ejemplo, he llegado hasta ver los mapas de fortificaciones a comienzos del siglo XVII (se guardan en la BNE, sala Goya). Así las cosas, pensé que el primer paso era hacerse con cartas de navegar y portulanos ('mapas de puertos') de la época. Así me explicaría por qué Quevedo baja gasta Cartagena para embarcar; o por qué otras veces prefiere el camino de los Pirineos, ¡pasando por Toulouse!; o por qué para varios días en Niza (eso se sabe por cuestiones más históricas que geográficas, desde luego).
Mapa portulano de Joan Martines (1587) 





















Relacionado con el problema de los viajes andan varios otros aspectos, a uno de ellos me gusta referirme como "lo que viene y lo que va": ¿cuándo llegaron los cuadros de la Ribera para la Colegiata de Osuna? ¿Vinieron en el barco de Quevedo? ¿Y la estatua ecuestre de P. Leone, a la que nuestro autor dedicó un soneto?.... El trasiego artístico se refina aún más cuando de todos estos objetos pasamos a los más menudos y personales: ¿Por qué hay una manuscrito en su mayor parte autógrafo de las poesías de Quevedo –sobre todo de las silvas– en la BN de Nápoles? Y esa copia –que no me dejaron ver– de un "Discurso de las privanzas", ¿qué hace en Sicilia? 
Portulano de Vasconte de Maiollo, 1535
Ahora que estoy volviéndome a plantear un "Quevedo en Italia", que será también el que expondré en próximo seminario, en Pisa, ante mis colegas italianos, todas estas cosas, entre otras muchas, se me plantean con pincel fino, pues con brocha gorda en algunos casos hube de tratarlas hace años, al completar una biografía de Quevedo. En la mayoría de los replanteamientos he podido avanzar en la investigación y el conocimiento; en otros, jóvenes colegas, investigadores locales, pesquisas posteriores, etc. me han ayudado o serán los encargados de proseguir este itinerario, que remacho ahora con los portulanos y cartas de navegación que mejor armonizan con la inquietud viajera de aquellos años. La última carta, por ejemplo, un maravilloso mapa manuscrito de la BNE creo que no se ha utilizado nunca o casi nunca. Los otros, son muestra importante que jalonan los años posteriores, hasta comienzos del siglo XVII.

Carta de navegar del siglo XVI (ms. de la BNE)





No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada