Cuaderno de pantalla que empezó a finales de marzo del año 2010, para hablar de poesía, y que luego se fue extendiendo a todo tipo de actividades y situaciones o bien conectadas (manuscritos, investigación, métrica, bibliotecas, archivos, autores...) o bien más alejadas (árboles, viajes, gentes...) Y finalmente, a todo, que para eso se crearon estos cuadernos.

Amigos, colegas, lectores con los que comparto el cuaderno

sábado, 2 de marzo de 2013

Escogidas y desechadas

Hemerocallis "Golden Chimes"
He prometido a un comentaristas anónimo de la entrada anterior (la que en el blog va después, claro) que le aclararía su comentario sobre las ilustraciones: allí aparece un ejemplar de la Hemerocallis GCH, tomado de esa floración (que procede del Jardin des Plantes de Paris).
Distinto es el caso de la flor silvestre de una enredadera simple, que tiene esa bellísima forma, de la que doy seguidamente otra referencia y muestro su pequeñez, cuando las cogí, en un vaso sencillo, al lado de un ramo de lilas:




No me suele gustar poner el nombre científico, cuando lo encuentro e identifico, porque dice poco al que no es especialista; aunque bien sé que a veces sirve para llegar a otro tipo de conocimiento.


En fin, remataremos con algunas más que –me parece– no han asomado nunca a esta ventana, y que por su forma y color regalan la vista y la imaginación del que las ve. Son del Botánico de Madrid y del de Poitiers, las dos primeras; del de Palermo las dos últimas; la última del todo, nenúfares:




12 comentarios:

  1. Sé que no le gustan los "anónimos" y líos que estos acarrean (gracias por dejar comentar así), pero aquí le contesta el anónimo1º de la entrada anterior para agradecer la amabilidad de ilustrar con otra entrada la ignorancia sobre plantas y flores que, el anónimo1, aprecia tanto cuando le explican; además disfruta con la belleza de fotos delicadas de flores que aquí aparecen junto a sus versos.
    Tanto admirar usted a las orientales será porque, aun especialista en barroco, de espíritu se acerca a poesías chinas que tanto me gustan y como agradecimiento le dejo aquí una:
    Me preguntas por qué vivo
    En las colinas verde jade.
    Yo no contesto,
    Sonrío sin responderte, sosegado el corazón.
    Caen las flores, corre el agua,
    Todo se va sin dejar huella.
    ¡Qué fascinante la flor del melocotonero
    Flotando en la corriente, hacia cielos y tierras
    que no son de este mundo!.
    Este es en fin, mi Universo,
    diferente al mundo de los hombres…
    Me recuerda a sus versos sobre pasar sin dejar huella, a sus flores y, como le escribí, por estar usted más en concordia con la naturaleza vegetal que con la humana, aunque sospecho que se le dan bien las dos.
    ¡Qué asombro me produce la flor de corazones de fieltro amarillo!... pensaba que era ostentosa y petulante con las demás y ¡de repente veo que es fina, diminuta y delicada!; me gustan las lilas pero a su lado parecen casi obscenas. Buena foto de nuevo para aprender: me fijaré a ver si la veo en persona, lo más bello siempre está escondido y fuera de alcance si no se aguza la vista. Buen observador usted, descubridor de belleza agazapada entre tanto deslumbramiento, espero que en todos los sentidos. Enhorabuena.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Después de los primeros desconciertos, te agradezco anónimo, el poema de Li Po ("Conversación en la montaña"). Se puede ver la escritura y escuchar su sonido original en http://kid.chinese.cn/article/2010-10/14/content_51921.htm
      ¡Muchas gracias!

      Eliminar
    2. Sí, es del más famoso poeta, Li Po: seguro que conocido por sus alumnos y tendrá la suerte de que se lo puedan recitar en chino. La traducción creo que es de Anne Helene Suárez Girard.

      Eliminar
    3. ¡Qué preciosa la página que indica!, en un rato escucharé yo también el poema y, con las pinturas, ¡qué más se puede pedir!. Gracias, la guardaré en favoritos.

      Eliminar
    4. Desde luego he echado mano de mis mejores alumnos chinos –¡este año, más de veinte!– para localizar el poema.
      Ni que decir tiene que ya he pedido que me ayuden aprender chino, y que a ello iré.

      Eliminar
  2. El hemerocalis se conoce como flor del gandul, tan fácil es de cuidar, la moradita es un aster o septembrina (florece en septiembre), la naranja. Se ve poco, pero yo diría que es un physalis o farolillo chino ¿o será un abutilón? O un hibisco? Se ve tan poco... Los blancos son sencillos tulipanes, esa flor de Turquía de en pleno siglo XVII desencadenó una de las primeras burbujas financieras arruinando a familias.
    Gema Botanyx

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Muchas gracias! Desgraciadamente de la flor de Palermo no guardé el nombre, pero no era un ibisco, sino algo más caprichoso, seguramente tropical, que me llamó la atención precisamente por su extravangante hermosrua- Lo buscaré. Y refinaré las denominaciones (nunca están de más, es verdad).

      Eliminar
  3. Between Burgos and Lerma, I passed through
    vast tracts of uncultivated, and much of it,
    uncultivable land, mostly covered with a thick
    underwood of aromatic and medicinal plants ;
    in some parts, the perfume from these was so
    strong, that I could scarcely believe myself to
    be elsewhere than in an apothecary's shop

    Spain in 1830 by Henry D.Inglis

    ResponderEliminar
  4. Ahora son campos cultivados, pero sigue habiendo bastante planta silvestre.... Habremos de reocger algún día –ahora que llega la primavera– un ramito de cada una (espliego, cantueso, jara, tomillos, etc.)
    "Cistus ladanifer" es todo un piema barroco.
    Gracias

    ResponderEliminar
  5. Disculpen anonimos, era yo la que los cuestionaba . No seré hipocrita. Por mi blog pululan los anónimos; pero no tan interesantes como los de aquí… lo mio será un poco de pelusilla bloguera.

    Pablo, borra ese Kit !

    ResponderEliminar
  6. Me han entristecido las críticas a los comentarios anónimos. Al fin y al cabo, si no gusta que se comente de forma anónima ¿por qué se da esa opción?

    ResponderEliminar
  7. No, hombre, no, no hay críticas a los anónimos, son comentarios suaves, pero no llegan a críticas. Todo el mundo puede seguir comentando.

    ResponderEliminar