Cuaderno de pantalla que empezó a finales de marzo del año 2010, para hablar de poesía, y que luego se fue extendiendo a todo tipo de actividades y situaciones o bien conectadas (manuscritos, investigación, métrica, bibliotecas, archivos, autores...) o bien más alejadas (árboles, viajes, gentes...) Y finalmente, a todo, que para eso se crearon estos cuadernos.

Amigos, colegas, lectores con los que comparto el cuaderno

martes, 24 de enero de 2012

Documentos sobre Quevedo



Dentro de algunas semanas vamos a entregar definitivamente a la fundación Francisco de  Quevedo de La Torre de Juan Abad el conjunto documental que he ido acumulando durante las últimas décadas, acrecentado por papeles que fueron de Felipe C. Maldonado y de James O. Crosby. Se trata siempre de que todo ese conjunto documental –microfilmes, documentos, fichas, etc.– no se pierda ni se deshaga, antes al contrario, que acreciente el corpus documental de uno de los sitios en donde ya se ha depositado una notable cantidad, y muy importante, de los papeles de Quevedo, gracias al celo y buen hacer de su fundador –y hoy alcalde, por cierto– José Luis Rivas.
Quien ha catalogado ese fondo, la quevedista Diana Eguía, está ya empaquetando el legado, del que de vez en cuando examino noticias, fichas, cartas.... Hará falta expertos, buenos quevedistas, que trabajen con ellos, pues cada papelito aparentemente insustancial contiene material valioso, fruto a veces de muchos días de investigación. Traigo dos ejemplos sencillos: las dos primeras páginas del largo pleito impreso por Juan de Aldrete, el  heredero de Quevedo, en 1662, importante porque esas treinta y pico páginas recogen, edxplican y citan todas la documentación anterior.

Algo muy parecido ocurre en los legajos que cito –Maldonado firma como que vive en el Instiuto Valencia de don Juan, pero los documentos son del AHN– a comienzos de los años sesenta, y que vuelven a reproducir todo tipo de documentos –incluyendo, por ejemplo, el testamento de Quevedo. He tenido muchísimas dificultades para consultar los fondos de ese Instituto –el ujier no me dejaba pasar de la puerta–; espero en las próximas semanas volver a consultar sus fondos, puede ser que conserve papeles del propio Maldonado.
El legado contiene rebúsquedas en Zaragoza, Barcelona, Cetina, Madrid.... y una gran cantidad de testimonios microfilmados de obras de Quevedo en todas las grandes bibliotecas de Europa y América.


1 comentario:

  1. Le agradecería que, un ex-profesional de las bibliotecas como usted, comentara la siguiente noticia que es supone un desprecio absoluto por la biblioteconomía:
    http://www.abc.es/20120124/local-madrid/abci-fernando-villalonga-quiere-abrir-201201241704.html
    ... no sé desde hace unos meses dónde se metieron los "famosos" indignados. ¡Vaya resultado tan penoso!

    ResponderEliminar