Cuaderno de pantalla que empezó a finales de marzo del año 2010, para hablar de poesía, y que luego se fue extendiendo a todo tipo de actividades y situaciones o bien conectadas (manuscritos, investigación, métrica, bibliotecas, archivos, autores...) o bien más alejadas (árboles, viajes, gentes...) Y finalmente, a todo, que para eso se crearon estos cuadernos.

Amigos, colegas, lectores con los que comparto el cuaderno

lunes, 26 de mayo de 2014

A las seis menos veinte de la tarde


Ayer me enamoré, a las seis menos veinte,
en un descuido tonto de la tarde,
confabulada con una viejísima
canción de dylan y con unos ojos

claros que me pillaron con los míos
sin protección, a lo que salga alzados;
y aquello fue un desastre, la verdad,
para mis planes de llegar a ser

un prestigioso intelectual sereno
al que no afectan esas bagatelas
y deambula entre temas metafísicos
sin reparar en tales nimiedades.

Imagino esos ojos entornados
en el momento de aceptar el beso.

El muy especial tronco del árbol del amor o de Júpiter

2 comentarios:

  1. qué enamoradizo el rapsoda ....hay que dejar perderse de tanto en vez

    ResponderEliminar