Cuaderno de pantalla que empezó a finales de marzo del año 2010, para hablar de poesía, y que luego se fue extendiendo a todo tipo de actividades y situaciones o bien conectadas (manuscritos, investigación, métrica, bibliotecas, archivos, autores...) o bien más alejadas (árboles, viajes, gentes...) Y finalmente, a todo, que para eso se crearon estos cuadernos.

Amigos, colegas, lectores con los que comparto el cuaderno

lunes, 17 de febrero de 2014

De senectute ("microrrelato", que lo llaman ahora)

1
Me tomo la tensión por las mañanas,
si no ha subido de catorce-diez,
puedo desayunar café cargado
con sorbos muy pequeños, mientras miro

por la ventana el flujo de la luz
del azul pálido o del gris cobarde
hasta el primer dorado, lejos, entre
nubes, que anuncia el esplendor del día;

en las ciudades la rutina sigue
con ceremonias simples y domésticas
que no se suelen referir en verso,
reservado para otros gorgoritos;

sin embargo el café y la luz dorada
y la tensión inspiran, si amanece....

2
A media tarde se me fue a veinte;
es demasiado, avisan los prospectos,
hay que llamar al médico de urgencias,
quien me pide que vaya a un hospital;

se lo cuento al taxista, que me responde
enumerando cuidadosamente
lo que han subido los impuestos
y lo mal que les va con las tarifas.

En urgencias se tiene que hacer cola
para cumplimentar trámites varios
y argumentar que la tensión subió
un disparate, y no, no sé la causa.

Me han dado un número muy alto. Espero
en una sala, con la tele puesta.


3
Tarde de urgencias en San Rafaël.
La enfermera más guapa no me atiende,
sino un doctor grandote y rubicundo,
que logrará bajarme la tensión:

Orfidal, aprovel, captopril....
Por los largos pasillos, entre batas
blancas, temores, miedos y enfermeras,
va un hacedor de versos con pastillas.

Espero que me digan si me voy,
como todos se van, a lejas tierras,
campos de la luz, la lluvia, el barro,
donde los horizontes se fabrican.

Ir con el viento a deshojar las rosas
y esparcir el olor a primavera.

4 
Me espera un largo mes de pruebas varias,
del traumatólogo al tac y al cardiólogo,
de mi doctora al dopper y análisis...
no hay que desayunar- respire- tosa–

las cervicales tienen mala pinta –
le vendría muy bien el ejercicio –
abandonar el tabaco y la bebida–
frutas -verduras - sin azúcar -nueces-

y evitar los disgustos sobre todo.
Son majos estos médicos de urgencias
que me aconsejan lo que puedo hacer,
todo se puede menos los disgustos.

Le pediré a becerra que sonría
por los pasillos cuando nos cruzamos.

5
Nadie me ha dicho nada en este tiempo
sobre el problema femenino, vamos,
sobre el tema amoroso y alrededores,
que algo tendrá que ver con la tensión;

yo creo que lo dan por imposible,
que cada palo aguante lo que lleva,
que ese es terreno turbio y movedizo
donde la medicina no interviene.

Así medito mientras, a sorbitos,
tomo una taza de eco con fructosa,
en pijama, mirando cómo llega
el nuevo día por el bulevar,

con la esperanza de que la vecina
salga a regar las plantas sin vestirse.


          F I N





6 comentarios:

  1. Olvide a Becerra y vaya a nadar cada día, arregla males y malosamores

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya hago muchas cosas de esas, de actividades, por más que a lo mejor el protagonista del microrrelato buen pudiera no ser yo. Gracias por el consejo.

      Eliminar
  2. ... un hacedor de versos con pastillas que es la monda lironda, jajaja
    Qué humor y qué gracia rezuman estos versos!

    Pablo, hoy le hemos visto la carita al sol tibiamente! Al pobre no lo dejan ni vivir las borrascas y sus primas mayores las ciclogenesis.
    No sé a cúantos km estará tu casa del mar, pero cuidadín que el mar está avanzando y recuperando terreno robado y los rios bajan más cabreados que nunca.
    Ya inventaron un modelito de zapato con la punta en forma de aleta, como el que usan los submarinistas. :)
    Cuídate mucho, bicos.

    ResponderEliminar
  3. Es que en realidad era un consejo para el protagonista del relato ..., así que, si se decide a meterse en el agua, esperaremos que nos escriba las sensaciones y pensamientos del protagonista en otro poema-relato.

    ResponderEliminar
  4. Estupenda matización, anónimo; ya nos entendemos.
    ¡Gracias!

    ResponderEliminar
  5. A mí me asustas con estas cosas, nunca sé si te pasan a ti o al rapsoda.

    ResponderEliminar