Cuaderno de pantalla que empezó a finales de marzo del año 2010, para hablar de poesía, y que luego se fue extendiendo a todo tipo de actividades y situaciones o bien conectadas (manuscritos, investigación, métrica, bibliotecas, archivos, autores...) o bien más alejadas (árboles, viajes, gentes...) Y finalmente, a todo, que para eso se crearon estos cuadernos.

Amigos, colegas, lectores con los que comparto el cuaderno

viernes, 28 de septiembre de 2012

Verlaine con su paloma en los jardines de Luxembourg








Verlaine en el Jardin de Luxembourg

Una paloma se ha posado sobre
la pétrea cabeza de Verlaine;
muy cerca anda chopin, algo perdido,
entre aligustres, pinos y otras plantas;

más lejos, baudelaire, descolorido
se ha quedado mirando adolescentes
que salen del liceo de montaigne,
casi todos fumando sin parar,

necesidad de ritos iniciáticos;
los jardines esconden más estatuas
la mayoría sucias y deformes;
faltan vallejo y borges y machado....

No concede parís ninguna tregua
a la memoria de las emociones.



Baudelaire



Chopin

2 comentarios:

  1. Bellos paseos, Pablo, y otoñales. Verlaine tenía cara de fauno, como Sócrates. (En el pie de foto de su busto le has confundido el nombre). En Metz, su ciudad natal, hay otro busto suyo en un maravilloso parque al que yo iba con frecuencia cuando vivía en Luxemburgo (la ciudad del Gran Ducado, no el parque parisino). Qué recuerdos. ¿Te asomaste a la espléndida Fontaine Médicis, con su estanque lineal? Lugar otoñal donde los haya... Abrazos.

    ResponderEliminar
  2. Hola, Javier: la verdad es que París es otoñal casi toda ella, como una mujer madura y hermosa. He callejeado mucho, que es lo que más me gusta; no conozco Metz, pasé muy rápido una vez por Luxembourgo.... ¡cuántas cosas que se quedan por ahí, verdad!
    Un abrazo

    ResponderEliminar