Cuaderno de pantalla que empezó a finales de marzo del año 2010, para hablar de poesía, y que luego se fue extendiendo a todo tipo de actividades y situaciones o bien conectadas (manuscritos, investigación, métrica, bibliotecas, archivos, autores...) o bien más alejadas (árboles, viajes, gentes...) Y finalmente, a todo, que para eso se crearon estos cuadernos.

Amigos, colegas, lectores con los que comparto el cuaderno

viernes, 17 de agosto de 2012

Ya dije lo que queda por decir




qué queda por decirte si ya dije
si te dije por fin lo que te quiero
qué palabras pondré que no gastadas
en tus ojos tus labios y mis versos

que queda si tenerte fue ya todo
y el perfil he trazado de tu cuerpo
recogido en mis labios poco a poco
y con él vivo voy me enciendo sueño

que queda si a mis manos llega todo
y la ansiedad a ti con ellas llevo
si tú inventaste todas mis caricias
 y aquí esperan porque son tuyas dentro

no quiero que me digas lo que dices
es todo solamente lo que quiero


15 comentarios:

  1. Cómo puedo yo decirte que me encanta todo lo que escribes, cómo?
    :)
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya me lo estás diciendo, y me sirve mucho tu generosidad.
      No te dejes robar la imaginación, también es el espacio de la libertad.

      Eliminar
  2. Ya sabes, las fotos distraen, quitan fuerza al poema.
    estrella

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En la respuesta a Ohma señalo algo de eso, Estrella: no se debe restringir la imaginación, que es la libertad; lo que yo pienso de las censuras ideológicas es que logran eso: "te" quitan fuerza a ti, no al poema; no debes generalizar lo que sientes o piensas. De todo habrá.

      Eliminar
  3. Creo que de aquí la ansiedad, la melancolía, tan bien retratada: en algún tiempo muy lejano, lo pudo tener cerca pero ... quiso que se le escapara y no lo llegó a tener - ¿el qué?-. En un día nublado o noches sin sueño, ¡sin ordenador, que también distrae mucho!, su pensamiento le irá aclarando poco a poco el enigma. Déjelo hacer a él solo, con paciencia, con aburrimiento, y poco a poco verá.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Se lo drié al rapsoda, anónimo, gracias; pero le aseguro que no usa el ordenador más que un ratillo al día, muy poco, y ni siquiera tiene hi-fi ni teléfonos de los que conectan, etc. Y vive solo, de manera que cumple plenamente la mayoría de los consejos; pero insistiré en no distraer demasiado el pensamiento.
      Más gracias

      Eliminar
  4. Trasmitiré todos vuestros cariñosos comentarios al rapsoda.... Muchas gracias.

    ResponderEliminar
  5. Los amores a personas lejanas o que se conocen muy poco son siempre los más intensos. Otro enigma para el rapsoda.

    ResponderEliminar
  6. Lo escribió M. Tsvietaieva, lo de que los amores más intensos son siempre hacia personas lejanas o que no se conocieron bien. Parte del enigma aclarado.

    ResponderEliminar
  7. Le he dicho al rapsoda que haga memoria de sus amores lejanos e imposibles; me dice que les salen muchos y complicados.... No sé si la intensidad puede ir a parar, en parte, al vacío. No sé.

    Gracias

    ResponderEliminar
  8. ¿Que le salen muchos?, pues vaya suerte, a mí que todo el mundo me cae mal ... que mal repartido está el mundo, ¿eh?
    Imposibles no hay ninguno porque el amor se siente igual aunque no lo correspondan, o precisamente por no correspondido se siente aún más.

    ResponderEliminar
  9. La verdad es que no sé si se puede leer todo literalmente, o dicho de otro modo, si se puede saltar limpiamente de versos a la realidad que no sea imaginaria. Lo imaginario existe pero no es la realidad; y la literatura juega con lo imaginario.

    ResponderEliminar
  10. ¿Que lo imaginario existe pero no es la realidad?, qué extraño que pueda separar "limpiamente". Si la realidad no existe ... todo es imaginación (creatividad ya sería otra cosa), por eso lo real de uno no lo es para el otro. Depende de la mente o alma que se tenga, así posee uno una realidad diferente a la del otro. Eso es precisamente lo interesante, diverso y divertido, descubrir las realidades de otro, si no ponen muy de mal humor las divergencias. Deben de ser realidades algo compatibles o complementarias. Pero, rapsoda, de verdad que la realidad no existe, la suya sí, pero cada cual tiene otra.

    ResponderEliminar
  11. Gracias, anónimo, por idas y venidas ajustando conceptos.

    ResponderEliminar