Cuaderno de pantalla que empezó a finales de marzo del año 2010, para hablar de poesía, y que luego se fue extendiendo a todo tipo de actividades y situaciones o bien conectadas (manuscritos, investigación, métrica, bibliotecas, archivos, autores...) o bien más alejadas (árboles, viajes, gentes...) Y finalmente, a todo, que para eso se crearon estos cuadernos.

Amigos, colegas, lectores con los que comparto el cuaderno

domingo, 20 de mayo de 2012

Postales de los ultimos rincones de Florencia

El taller teatral y tertulia de V. Gasssman
Además de todo lo que se sabe y se admira, Florencia es ciudad de casas señoriales, sean o no palacios, que exhiben constantemente la gracia o el buen gusto –almohadillados, alerones, ventanales, juegos de color....– y que en conjunto producen una sensación de armonía, serenidad.  Las calles y barrios que acompañan al río, mucho más estrechas, con adoquinados gigantescos muy deteriorados, juegan la baza de los rincones y el color, y tienen la ventaja de que aceptan torres, cúpulas, campanarios salpicando su trazado.


rincones y callejuelas cerca del Arno

Algo semejante ocurre con los recuerdos personales o biográficos, que van de Dante y John Milton a Stendhal, pero cuya nómina y recorrido resulta deslumbrante, y eso que no siempre tienen su placa, como la tiene Lamartine o Carducci o Monteverdi. La facultad de "tocar" a alguien se llega hasta nuestros días, por mucho que a alguien le parezca herejía citar poesías de Guillermo Carnero o de José María Micó, entre tantos tocados por la belleza de la ciudad y de su contenido artístico.
Florencia desde los jardines Bóboli

Bóboli
alineación de plátanos (Pitti)
Jardines del Palacio Pitti
A mí, particularmente, me gustaban las calles por donde el sol se va, agarrado a las fachadas; o los rincones urbanos con vida de barrio, como la plaza del Santo Spíritu. Cada viajero, seguro, encontrará donde posar los ojos y serenar el espíritu, sobre todo si ha tenido que contemplar antes Il Duomo.

1 comentario:

  1. En verdad Florencia es una ciudad elegante y de buen gusto, tal vez porque no es ostentosa ni hace alarde de riqueza en sus fachadas. ¡Además con el taller/tertulia de V. Gassman, con lo bello y elegante que era también él, tan masculino!

    ResponderEliminar