Cuaderno de pantalla que empezó a finales de marzo del año 2010, para hablar de poesía, y que luego se fue extendiendo a todo tipo de actividades y situaciones o bien conectadas (manuscritos, investigación, métrica, bibliotecas, archivos, autores...) o bien más alejadas (árboles, viajes, gentes...) Y finalmente, a todo, que para eso se crearon estos cuadernos.

Amigos, colegas, lectores con los que comparto el cuaderno

domingo, 6 de mayo de 2012

San Isidro, 1622

Voy a celebrar, a  mi manera, la próxima festividad de San Isidro Labrador, patrono de Madrid, inventado con su qué de gracia a finales del siglo XVI –algunos otros curiosos documentos originales ya he dado a conocer en este blog, al respecto. Los que ahora cito, resultan, sin embargo los más ricos, precisos y ajustados precisamente a las fiestas de su canonización. Un labrador para la gran urbe. Querencia de lo que se pierde.
La rica, preciosa y detalla documentación original, que se conserva en el AHPM, recoge minuciosamente todos los contratos del concejo para celebrar la canonización de San Isidro, y también las de otros jesuitas (San Ignacio y San Francisco Javier), así como de la madre Teresa de Jesús y de Felipe Neri. Son documentos que discurren a partir de mayo de 1622 y que ocupan medio centenar de páginas, de una riqueza extraordinaria, como se solía hacer siempre que se contrataban festejos, bailes, etc. El lector lo apreciará en las exigencias impuestas a los artesanos que se encargarían de trazar, y es el ejemplo que transcribo, las pirámides que se iban a levantar y los carros que iban a recorrer algunos lugares de Madrid. Hasta tal punto es sugerente esa documentación que le he pedido a Dolores Noguera –colega y amiga en la UAM, especializada en teatro del siglo de oro– que prepare un artículo con todo ello para nuestra revista Manuscrt.cao, ya que ahora me limito a dar noticia, inicio y homenaje. 



Doy noticia sucinta del comienzo de esa documentación, con la transcripción de los primeros documentos y la reproducción de los originales. Y ya me ha servido de ayuda la experiencia paleográfica de Dolores Noguera. Modernizo el texto como e usual:

Año 1622, 30 de mayo
Condiciones postura y  remates de las ocho pirámides que se han de hacer para la fiesta de señor san Isidro.

Decimos nos Antonio de Herrera y Julio se San Fermín y Lorenzo de Salazar, maestros de escultura pintura y ensamblaje, que habiendo visto las ocho pirámides con las condiciones que se han de hacer firmadas de Juan Gómez de Mora, maestro mayor de las obras de su majestad que este villa de Madrid pretende de hacer para el día de la procesión de la canonización de san Isidro y los demás santos de la compañía de Jesús y de santa Teresa de Jesús:
que haremos la dicha obra con las condiciones dichas por precio de cuatro mil ducados pagados conforme al capitulo de las condiciones la cual obra la daremos para domingo diez y nueve de junio a contento y satisfación del señor don Juan de Castro y Castilla y demás comisarios de la  dicha villa y de Juan Gómez de Mora en su nombre, y por  precio y tiempo es muy corto y no se puede  cumplir sin mucha diligencia ponemos por condición que se nos hay de rematar para mañana lunes treinta de mayo a alas doce del mediodía, que de no rematarse a esta hora, damos por ninguna esta postura, y rematándose con estas condiciones, nos obligamos a dar las fianzas a contento y satisfacción de los dichos señores.
Hecha en Madrid a 29 de mayo de 1622

/// 607r

Decimos Julio Canpaneli y Leonardo Merlo, maestros del arte de la pintura y escultura, que habiendo visto cuatro trazas hechas por el señor Juan Gómez de Mora, maestro y trazador general de las obras de su majestad en que hay trazadas y disiñadas ocho pirámides de a cincuenta pies de altura que esta villa quiere hacer para la festividad de la canonización de san Isidro patrón de ella y de los gloriosos santos san Ignacio y san Francisco Javier, fundadarores y dilatadores de la Compañía de Jesús, y de la santa madre Teresa de Jesús, fundadora de la orden de las carmelitas descalzos, y de san Felipe Neri, y asi mismo vistas y consideradas los nueve capítulos de las condiciones con que la dicha obra se ha de ejecutar u habiendo tanteado por menor la dicha obra y el valor y trabajo de ella, nos obligamos a hacerla toda ella de pintura y dorado y demás materiales hasta dejarla acabada en toda perfección al tenor de las dichas condiciones por precio de cinco mil ducados, en esta manera: los mil y cuatrocientos ducados, por las pirámides número uno para la Plazuela de San Salvador; por las de la puerta de Guadalajara número dos, mil y ducientos y cincuenta ducados; por la de la calle de Toledo, número tres, mil y cien ducados….

[Sigue un poder para Pedro de Ribera que le dan los maestros de danza para cobrar los 26000 reales en que las danzas están concertadas en las fiestas con motivo de la canonización].
  
Condiciones con que se han de hacer los cuaro carretones de los cuatro elementos:
Es condición que los carretones en cuanto al bastimento se han de hacer conforme a la traza que está dada para ello.  Es condición que el de la tierra ha de ser una montaña muy bien fabricada según muestra el perfil que está rubricado; estucada de tierra con semillas que nazcan luego para que parezca muy a lo natural. En la parte que muestra el dibujo que hace llano la montaña, ha de haber una figura de un hombre de cerca de una vara de alto que ha de estar cavando como ación a la natural; 
y en la parte que muestra el dicho dibujo ha de haber una cueva con todas la propiedades para la habitación de un ermitaño, de la cual saldrá a ratos el ermitaño casi del alto de la otra figura,
y por el camino que muestra el dibujo irá caminando hasta la ermita que se dé muestra, y ahí tocará la campanilla y tornará a salir con su sobrepelliz haciendo ademán de decir misa. Y de ahí a ratos se tornará a salir tornando a caminar hacia su cueva adonde hará otras apariciones.
L montaña será […] esparcida a lo natural, como piedras y lagartos y otras cosas

Carretón del agua
Es condición que ha de haber un mar o laguna cerca de peñascos y en lo posterior un risco alto adonde ha de ir sentada la figura principal ; al pie del risco ha de haber una fuente con dos tazas en medio y su estanquecillo, la cual ha de echar agua por lo más alto que surta, más alto que todo lo que hubiere en este carretón y desde ahí corra como se muestra en el dibujo. 
En la mar ha de haber una galerilla bien armada y bien jarciada con sus remos y forzados, la cual ha de ir remando con […] muy en propiedad
Los peñascos y risco se han de adornar a lo natural con muchas cosas competentes.

Del aire
Es condición que en este carrillo ha de haber una nube muy bien formada conforme al perfil que muestra el dibujo, armada en modo que pueda correr a todas partes, sobe la cual ha de ir sentada la figura principal; desparcidos por la nube han de ir hasta seis niños que toquen instrumentos. El turno de la figura del aire ha de tener a las cuatro partes cuatro caras de muchachos soplando en forma de los cuatro vientos, los cuales a ratos soplarán astralmente con humo, que representarán el aire.

Del fuego
Es condición que ha de haber un medio globo en este carro fabricado de hilo de hierro y hoja de lata a modo de red, todo revestido por la parte de afuera de muy espesas lenguas de fuego fingido, en lo alto del cual ha de estar el asiento de la figura principal sobre cuatro salamandrias, por tal modo fabricado que pueda estar subiendo y bajando. La cual en la parte de adelante ha de llevar una figura de Vulcano forjando con muy propias acciones.
Se han de hacer de detrás algunas apariciones que hagan parecer los fuegos muy al vivo.
Es condición que esto se ha de hacer a satisfación de la presente, nombrada por la misma para el efecto.
 ...................................






No hay comentarios:

Publicar un comentario