Cuaderno de pantalla que empezó a finales de marzo del año 2010, para hablar de poesía, y que luego se fue extendiendo a todo tipo de actividades y situaciones o bien conectadas (manuscritos, investigación, métrica, bibliotecas, archivos, autores...) o bien más alejadas (árboles, viajes, gentes...) Y finalmente, a todo, que para eso se crearon estos cuadernos.

Amigos, colegas, lectores con los que comparto el cuaderno

lunes, 27 de julio de 2015

La comprensión de todas las cosas

El titulo de esta entradilla alude al templo de Yuantong o de la comprensión de todas las cosas que se encuentra en el Parque Esmeralda de Kunming, ya ven cómo se va saltando de nombre en nombre, quizá de la misma manera que uno pasea por allí entre campos de lotos, de bambús y riachuelos y estanques que el buen gusto de los chinos distribuyó nada menos que desde los años de la dinastía Tang (618-907), cuando todavía no se había formado España, y se remodeló durante la dinastía Yuang (1276-1368). Quizá sea la belleza un modo de comprender todas las cosas, o al menos de quedarse lelo ante ellas, sobre todo si esa belleza es natural, o es humana, o se produce de la conjunción o acción de ambas cosas como aquí.

El parque prefiere plantaciones extendidas de plantas comunes, por ejemplo son abundantes las salvias de floración roja, que se encuentran en todo el mundo: pero si viveza de color hace juego con las extensiones de lotos, muy importantes en este parque, con floraciones sueltas, blancas o rosas. 

Más original para un europeo son las pequeñas formaciones de bambús, que en algunos casos han conseguido formar pequeñas avenidas, sombreadas, porque aunque no son muy altos, son formaciones densas. Hay un par de fotos que lo muestran.

El parque tiene glorietas, puentes, pagodas de todo tipo (en varias de ellas se tocaba música) paseos, roquedales: lo más contrario a un jardín chino podría ser el jardín inglés abierto; se acerca más al elaborado jardín francés, pero añade claramente espacios en los que interviene el hombre (puentes, caminos, fuerza espacios....) y sobre todo por su marcada preferencia por los roquedales, que son, a todas luces, artificiales. 

Paseo de bambús

El viajero va dejando su nostalgia de jardinero en cada espacio. He abandonado momentáneamente mi jardín gallego, que necesitará trabajos extras, sin duda. Tiene la tentación de llevarse semillas y esquejes, pero es solo eso, se impone el buen sentido de no llenar la mochila de objetos que sin duda van a estropearse.
De todos modos, dejo un buen rastro de fotos ahora.





1 comentario: