Cuaderno de pantalla que empezó a finales de marzo del año 2010, para hablar de poesía, y que luego se fue extendiendo a todo tipo de actividades y situaciones o bien conectadas (manuscritos, investigación, métrica, bibliotecas, archivos, autores...) o bien más alejadas (árboles, viajes, gentes...) Y finalmente, a todo, que para eso se crearon estos cuadernos.

Amigos, colegas, lectores con los que comparto el cuaderno

jueves, 6 de noviembre de 2014

España defendida (V)

Proseguimos con la transcripción de España defendida..., después de haber consultado la malhadada edición que ha aparecido recientemente de esta obra de Quevedo y que ha querido condenarla a mero eco de un tópico literario, el de la "laus (Hispaniae)", sin ni siquiera atisbar lo que allí hay de carácter histórico y personal. Es muy de la crítica mocha de fuentes, la que está habituada a vaciar los textos de contenido, convertir cualquier texto en un motivo hidráulico, es decir, a vaciarlo de contenido para mirarlo como un eslabón de una cadena que se explica por insertarse en esa cadena y no por otra razón: de ese modo se anestesia su valor histórico y se le vacía, como a toda la literatura, de cualquier cosa que no sea un repertorio formal. Lo malo de esta actitud es que se vocea y, en el terreno educativo y crítico, ocupa el lugar de lo que hubiera debido ser una lectura seria, real y comprometida. Es el procedimiento habitual y consagrado para anestesiar las ideas y analizar la historia.
Sigamos con la transcripción.



en mis Trenos de Hieremías castellanos en la versión literal. Las voces hebreas no son tan antiguas en el español como la gramática, la cual estuvo con  la lengua propia, que estas en la lengua antigua introdujeron los judíos que mancharon a España maldita inundación. Estos borraron lengua, palabras y obras  y nobleza en gran parte, y tuvieron asistencia principal en Toledo; conócese del fuero Juzgo de Toledo, que está en mi poder manuscripto en pergamino, donde dice así de la constitución que enviaron los judíos al rey //
"Al nuestro señor muy piadoso el rey don Rescincindo; nos, todos los judíos de la cibdat de Toledo", etc. los cuales como cabeza y superiores y asistentes en la imperial ciudad prometen por todos los otros judíos, y si estos estuvieron en Toledo tantos y desde tan antiguo tiempo, siendo Toledo la corte de nuestro lenguaje y lo más elegante siempre, ¿qué mucho que mezclasen muchas palabras con nuestro idioma y lo turbasen? Y si se mira en el alfabeto, o abecé que llamamos, muchas letras hay semejantes a las las hebreas en la forma. 
La a es una alef defectuosa y se forma de la misma suerte //


la aleph se forma así  **, y la a nuestra de redondo es casi la misma; fórmase así *, a quien para diferenciarla de la hebrea solo quitaron la pierna superior. Otros escriben la a desta suerte *, que es aun más parecida a la aleph. 
Nuestra be tiene en sí incluida la bet hebrea, así *, hebreo, que añadido un palo es be castellana *. Y el uso la hizo aovada, que antiguamente todas las letras estaban esquinadas, hasta la o, como se ve en las piedras y sepulcros antiguos. La H es la *, solo que como en hebreo está cubierta, a diferencia está aquí atravesada. La iod es la i, iod hebrea, i solo //
diferencian en empezar al revés, y aun significar la i con el punto es de los hebreos, para diferenciar la i de la r líquida, que se escribe * así como la i; y el punto en los hebreos significa i puesto debajo de la dicción; y para diferenciar de ellos se puso encima, donde en los los hebreos significa o, holem
La çeda, que llaman zain los hebreos, es nuestra en la cedilla que ponemos debajo de la ç desta manera. 
La caf es la c, sino que, como escribimos al revés, diferencia de la suya que se escribe *. Así la ele de medio abajo pierde la forma, l, nuestra ele, hebrea **//


aunque en la letra rabínica la l nuestra es más semejante, pues solo diferencia en estar vuelta del revés, por ser así *. Y la L nuestra mayúscula es la misma que esta, por lamed o ele, así en el alfabeto vaticano como en el de R. Azaria, desta suerte L, de donde
sin duda se tomó en castellano.  
La m nuestra es imitada del alfabeto vaticano, del de las monedas, y del de Rabí Azaria, pues son así sus caracteres: ** vaticano, ** Rabí Azaria, el de las monedas **. Vuelta del revés es nuestra m. La n nuestra es la nun hebrea atra //
vesada, como se ve en esta figura, que es nun hebrea, conforme la compone y escribe Agustín Sebastián Nouzaeno en el tratado que intitula de la naturaleza de las letras y voces hebreas; * que, vuelta, es nuestra n, *.
Nuestra s es su  samach, menos cerrada *,  esta es samach hebreo, y esta es nuestra s más estirada y abierta. 
Guhain, aspiración densísima, no la tenemos, pero la forma es la misma que la de la i griega que llamamos y; la  guhain hebrea * es esta, casi la misma, y volviendo las letras a nuestra mano, son unas letras P y  Q.


Porque aunque la P hebrea es como nuestra q i la q como nuestra P escritas a nuestra mano son las mismas: esta es la p hebrea **, y escrita a zurdas como es nuestra costumbre es nuestra p propia, así *** P; y la q hebrea lo mismo, pues escrita en hebreo es así *, y escrita a nuestra mano *, aunque así más parece la P de nuestro alfabeto, es nuestra q así **, ** es q propia.
La T nuestra es tan antigua que se escribía como cruz, ya que no es como la * moderna. Y aun  si no fuera por no ser prolijo //
probara cuánta similitud tiene nuestro alfabeto con el alfabeto de los rabíes, hasta en las letras rasgadas, de que daré razón en el tratado que escribo de la común razón de las letras y lenguas. Baste ver que nuestra A, que llaman volteada, es la aleph de los rabies atravesada así *, que es la misma. Con todo lo cual se prueba que es tan antigua nuestra lengua que no tomó de la griega ni de la latina, sino que conserva con más rigor la antigua hebrea, cosa que la da más autoridad que a ellas; y las letras que faltan se hallan imitadas de la lengua siriaca //


pues la e pequeña y la E mayor son siriacas, como se ve en esta voz *** eschaion. La E grande no es más de la siriaca derecha E, y la chica es lo mismo, pues juntando los dos palillos postreros queda formado el ojo que tiene así  *, es e, la misma. 
La u redonda es siriaca, solo vuelta boca arriba **; esta es vau o v siriaca, y esta es la nuestra v, que es lo mismo.
Y vese que tiene nuestra lengua más antiguedad que la latina y griega en que no se diferencian sus letras  ni gra//
mática de las lenguas originales como la griega y la latina, que hablan con casos y tienen diferentes conjugaciones ; y así tengo por opinión que lo que tenemos de la lengua griega es por medio de la latina y de la latina modernamente por corrupción. Y porque puso Alderete las palabras godas que tenemos hoy y las que tienen los italianos y las que los árabes tomaron de los latinos y de nosotros, y la que nosotros tomamos  de los árabes y las griegas de que hoy usamos, solo quiero advertir lo que u se le olvidó u despreció por inútil o demasiado.
Y primero se ha de advertir que de todas estas lenguas usa la española, no obedeciendo el fastidio de las pronunciaciones guturales hebreas y arábigas, ni afectando los espíritus de usos de los griegos, ni hiriendo las letras u doblándolas como los godos en las voces griegas. 
Dos cosas le faltaron a Alderete: no poner todas las que puso Vergara, de quien las trasladó y invidarle su nombre, pues fue quien primero lo hizo.
Dejose Alderete de las de Vergara  *****, iaculum azcona; ****, ginetes, ****; xumos, çumos; ****, çedilla; ****, fliflos y jiflos burlas, no lo romance //
o Vergara; ****, muchacho o mochacho;  ****, malato; ****, ****, cola; ****, copos, que es como garzos, zarcos; y otras: ****, enjalma; ****, mofar; ****, mofa; ****, tomar; ****, orgullo; ***, techos. Todos estos y otros muchos se dejó de los que pone Vergara Alderete, aunque añadió otros; y los que Vergara pone para mostrar que, ya que no son griegos, los interpretamos de griego, como *****, ierva que se llama así de Helios, que es sol, y tropos, que es vuelta, porque se vuelve al sol, conforme a lo cual se llama tornasol en vulgar, o girasol, y aunque pone entre las traducciones esta voz ***, es hoi así: dama. *** es pan; también en artesa le tenemos así griego, y en la voz hartos, que sin duda se dice como de cebada acebadado; //

de artos, que es pan, hartado, porque el pan es la hartura de todo; y por eso se llama con el nombre Pan que es griego y quiere decir 'todo y copia'; y es axioma médico omnis saturazio mala, panis vero pessima, toda hartura mala, la del pan malísima. Y advierto de paso que tiene origen de la lengua griega el llamar al pan "la cara de dios", y entre la gente vulgar es religión volver el pan creyendo esto. 
****, **, ** masa redonda ancha y delgada, buena para los sacrificios, torta entonces, ahora en hoja más sutil ostia; también significa 'figura semejante a dios', digamos, su imagen, de *** y, ****, Eustatio, Iliada, d. 
El "miç" que decimos al gato deduce Vergara del Mus griego, leyendo ípsilon la úpsilon, y es así. Y porque no parezca//
que juntamos o amontonamos como otros, es menester añadir algo del propio estudio, aunque poco por no hacer mayor el volumen con lo excusado.
Oxte, voxete, vox es griego **, agudo, luego, presto; y ojeos de caza es griego; la misma voz ***, 'de repente aprisa'. Nao es griego, así **, corro, nao, fluo, y de ahí motín es palabra griega, no de ***, 'trabajo' o 'guerra', sino de ****, 'terrífico, terrible, alborotador'. ****, margaritas; ****, diáfano; ****, difiero; ****, vaso, de aquí cangelon; ****, vulto, de aquí prosopopeya en castellano: "con qué prosopopeya que viene". 
****, **, máscaras, moharraches u personas de representar, y de ahí gorja y estar de gorja, 'estar de juego, y de burla y alegre' //


****, grus, significa en griego 'cosa pequeñísima', de donde se dice grumo, pequeñísimo gajo de uvas; un grumo se pide por cosa muy pequeña; también **** significa la voz del puerco, de donde se dice en castellano y en latín "gruñido". ****, gruzo, 'gruñir, llorar'; ****, grulle, voz del puerco. ****, gruño; ******, gruñido. *****, apócrifo, así en español 'cosa escondida', usúrpase por una mentira disimulada, y de ahí se dice apócrifo en español lo mentiroso con nombre de verdad. Los griegos vulgares no guardan esta voz, pues lo llaman ****, crymeno.
Mentira es voz latina de mentior que es 'mentira', y entrambas tienen su origen en el griego vulgar que / /
llama la mentira *****, minziviria. Fantasía, así, es voz griega ****, fantasía. Orgullo es voz griega, del vulgar **** orgi, 'ira', 'orgullo'; el griego escrito la dice ****, mignis (*).
Todas las demás voces y frases y refranes castellanos, en su libro que llama origen de la lengua castellana declara en sus raíces el doctor Rosal; a él remito lo particular en esto; solo advertiré que entre las voces godas que pone en Italia hoy por uso, y dice que acá las conservamos, es perla una, la cual es voz claramente de perula, o perilla, y pera en castellano es del latín pyramis, porque es piramidal, y en latín piramis y pira, la 'hoguera', son del griego piros, que es 'fuego', porque siempre se ve en forma piramidal; y en griego es margarites la perla //





1 comentario: