Cuaderno de pantalla que empezó a finales de marzo del año 2010, para hablar de poesía, y que luego se fue extendiendo a todo tipo de actividades y situaciones o bien conectadas (manuscritos, investigación, métrica, bibliotecas, archivos, autores...) o bien más alejadas (árboles, viajes, gentes...) Y finalmente, a todo, que para eso se crearon estos cuadernos.

Amigos, colegas, lectores con los que comparto el cuaderno

jueves, 24 de julio de 2014

Venecia en tres tiempos



I. LOS CONCIERTOS DE VENECIA

Concierto de chicharras bajo un pino
–y ya llevo tres zumos de naranja–,
imagen de venecia bien distinta
a la vieja ciudad que se proclama;

un tráfico incesante mueve todo
cruceros, botes, góndolas, barcazas....
los ruidos del canal componen música
y el mar adorna con estelas blancas;

intento ir hacia mí mismo, como dicen,
mas no puedo dejar de ver el agua;
de pronto asoma un barco gigantesco
un crucero con aires de montaña....

Monteverdi suspenso quedaría
de aquella aparición que me amenaza.



II

Perderse por las calles de Venecia
sin turistas  sin pizzas  ni mandangas
ver los tiestos cuidados con primor
y la ropa tendida en la ventana

remansos repentinos que aparecen
–Vivaldi bautizado en Santa Bárbara–
historias escondidas por la historia
ladrillos rojos  negros  piedras blancas

ciudad vieja que se hizo poco a poco
jardines interiores donde guarda
lo que no se ha vendido todavía
el rumor denso de las verdes aguas.

Despacio va la vida tan a veces
y a veces como ahora se remansa.


y III
yo no sé si cambiar los monumentos
por un ser vivo    que se mueva y hable
que se venga a los ojos     si lo miro
y que luego no quiera ya marcharse

los hay de todo tipo y condición
rubios   negros   morenos   orientales
a veces van en grupo     a veces solos
es difícil sin duda acompañarles

desconfían si no hay dinero cerca
de una sonrisa    de la voz    del aire
les hablaron muy bien de monumentos
les inculcaron no confiar en nadie

y se van por ahí como perdidos
a la caza de un sueño inencontrable.





1 comentario:

  1. Bonito dietario, bonitas fotos que dan envidia pero se disfrutan a través de usted y bonito viaje el que lleva a cabo. Me alegra el que viaje también al centro de sí mismo a la vez que a Venecia. Realmente es difícil hacer ambas cosas y, más aún, si se toma zumos de naranja, que cuando son ricos de verdad, se disfrutan tanto que uno no puede pensar en nada más.
    El noticiario filológico también interesa. Espero que se encuentre por fin bien después de dejar los sinsabores universitarios, aunque también espero que no lo olvide todo y recuerde los buenos momentos que siempre son menos llamativos y efímeros, que recuerde personas efímeras que alguna vez pasaron por sus clases o los que fueron compañeros apreciados alguna vez.
    El verdadero león es el que se conquista a sí mismo"
    (Hz. Mawlânâ Rûmî, m. 1273

    ResponderEliminar