Cuaderno de pantalla que empezó a finales de marzo del año 2010, para hablar de poesía, y que luego se fue extendiendo a todo tipo de actividades y situaciones o bien conectadas (manuscritos, investigación, métrica, bibliotecas, archivos, autores...) o bien más alejadas (árboles, viajes, gentes...) Y finalmente, a todo, que para eso se crearon estos cuadernos.

Amigos, colegas, lectores con los que comparto el cuaderno

viernes, 4 de julio de 2014

ha vivido conmigo mucho tiempo



Esta casa conoce tantas cosas,
ha vivido conmigo mucho tiempo,
hubo veces que abrió todas las puertas
otras hubo que fue para secretos;

tuvo amores y tuvo desengaños,
tantas veces oyó lo de te quiero,
ahora sabe que solo permanece
el juego de las luces sobre el tejo;

cuando llegan las lluvias del otoño
el tojo y el carballo van al fuego
las llamas crecen encendidas mientras
esperamos los dos que llegue invierno.

El piano de chopin suena en la noche;
escuchamos la música en silencio.





4 comentarios:

  1. Maravilloso lugar. Mágico. Si no fuese vivienda particular se me inventa perfecto para turismo rural. Parece muy lontano de urbes bulliciosas. Estoy del otro lado del Atlantico

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Al otro lado del valle, enfrente, hay una famosa casa rural. Sí está "lontano" de urbes bulliciosas (Ferrol a unos 30, La Coruña a unos 60....). El ruido habitual es el de los cuervos –muy abundantes– y el de la lluvía recorriendo el valle. El mar se oye cuando está bravo, porque está detrás de la montaña de enfrente, a un par de kilómetros. Allí se acaba la Península Ibérica, anónimo.
      Desgraciadamente, voy a vender la casa...

      Eliminar
  2. Todas las casas guardan en su memoria llantos y te quieros.
    Es como la tierra del camino o las piedras viejas que memorizan nuestros pasos.
    Si hablaran, si hablaran..., pienso yo muchas veces.
    Bicos.

    ResponderEliminar
  3. Es un hogar de muchos. Aquellos días tranquilos, serenos, en los que el atún y el pollo fueron lo mismo para un paladar infantil y el engaño fue muy bien acogido por otras risas infantiles. No puedo pensar en que cambie de dueño.

    ResponderEliminar