Cuaderno de pantalla que empezó a finales de marzo del año 2010, para hablar de poesía, y que luego se fue extendiendo a todo tipo de actividades y situaciones o bien conectadas (manuscritos, investigación, métrica, bibliotecas, archivos, autores...) o bien más alejadas (árboles, viajes, gentes...) Y finalmente, a todo, que para eso se crearon estos cuadernos.

Amigos, colegas, lectores con los que comparto el cuaderno

viernes, 11 de abril de 2014

Camelias y azaleas, reencuentro después de los temporales

Los temporales han azotado toda la costa norte de España y en muchos lugares se han cebado en playas, árboles y paisajes. He ido temiendo hacia el Norte y he visto, en efecto, mucho daño, al más llamativo el de algunas playas, como la de la Magdalena (en Cedeira), totalmente deshecha por corrientes, arenales y mareas. Un poco más al interior, uno sorprende cómo el temporal se ha cebado en los árboles más grandes. En los que yo cuido, a los que yo hablo, con los que yo paseo.... el viento arrancó de cuajo el más alto (un libercedro), y derribó varias enramadas sobre  un granado, que  no sé si podré salvar. Los limoneros andan algo desvalidos, y el cornejo no termina por florecer.
Sin embargo, los guindos han estallado de flor por todos lados y ha llegado el momento de mayor esplendor de las azaleas, que coincide con la decadencia de las camelias. 
No hace falta comentar mucho más; por ahora solo mirar con ojos asombrados –el temporal– y agradecidos –la floración.


La camelia blanca doble sobre el valle de Santalla


La camelia manchada, blanca y rosaa
La azalea al lado del membrillo del japón, al fondo una aucuba
La camelia roja
La camelia roja, bajo el hórreo
capullos y flores del manzano, detrás el valle de Santalla

La parra virgen se dispone a trepar al tejado; debajo, una azalea;
en primer plano un campito de toronjil o melisa

2 comentarios:

  1. Perdí la memoria de los temporales pasados este invierno que nos ha dejado. Ahora están ya llegando al olvido.
    El campo está verde a rabiar como a mí me gusta y la primavera se va asentando.
    Hoy mismo le cortaron cabeza y tronco a dos camelios que veía yo desde mi cocina. Ya no oiré cantar a los pajarillos que allí se reunían.
    La cosa es que me dolió bien.
    Bicos.

    ResponderEliminar
  2. Hermosa esta tierra, Ohma.... a pesar de los temporales. Voy casi de paso. Bicos

    ResponderEliminar