Cuaderno de pantalla que empezó a finales de marzo del año 2010, para hablar de poesía, y que luego se fue extendiendo a todo tipo de actividades y situaciones o bien conectadas (manuscritos, investigación, métrica, bibliotecas, archivos, autores...) o bien más alejadas (árboles, viajes, gentes...) Y finalmente, a todo, que para eso se crearon estos cuadernos.

Amigos, colegas, lectores con los que comparto el cuaderno

domingo, 8 de junio de 2014

El corazón, desordenado


Está bien el desorden de la vida,
un resultado de seguir las pautas
del corazón, que no le da la gana
sentir como le dicen los anuncios;

antisistema, como dicen ahora,
republicano por marchar por otro
camino que no sea el de los bancos,
los elefantes, blesa, camps, repsol....

la salvación estriba en la impureza,
la negación, el descarrío, el desplante,
exhibir lo prohibido sin razones
y ayudar a pudrirse lo podrido.

Los impulsos de ser libres nos salvan;
nos salva el corazón desordenado.
 

3 comentarios:

  1. Buen poema, el corazón desordenado hace sufrir por desasosiego o pesadumbres pero da emoción. No es cuestión de elegir, a unos les toca más que a otros.

    ResponderEliminar
  2. A tu amigo, que debo suponer también colega(¿o a tu colega que debo suponer también amigo) no le queda nada mal su birrete, que no se sí oculta una calva más hidalga que limpia.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Querido Tomás Martín Camaño, una calva adecuada a su edad y condición cubre el birrete que, por lo que representa, creo que está muy bien merecido.

      Eliminar