Cuaderno de pantalla que empezó a finales de marzo del año 2010, para hablar de poesía, y que luego se fue extendiendo a todo tipo de actividades y situaciones o bien conectadas (manuscritos, investigación, métrica, bibliotecas, archivos, autores...) o bien más alejadas (árboles, viajes, gentes...) Y finalmente, a todo, que para eso se crearon estos cuadernos.

Amigos, colegas, lectores con los que comparto el cuaderno

miércoles, 30 de enero de 2013

Claustros salmantinos

Patio de la universidad


Palacio Fonseca

Después de pasear por el Palacio de Fonseca cualquier claustro podría desmerecer, al lado de aquella perfección artística, armonía de piedra para recoger el frío; sin embargo, cuando de mañana recobré el itinerario me di cuenta de que, como las personas, los claustros tienen su carácter, y pueden conservar el encanto de la irregularidad, de la pequeñez, del espacio que acotan o hasta de la historia que evocan.

Las ursulinas
Palacio Salinas
En el patio de escuelas había una exposición fotográfica sobre Unamuno; en el patio –igual que un claustro– de la Universidad había que buscar una perspectiva que no se afeara con los arreglos de la catedral, cuya torre mayor esta rodeada de andamios. No pude entrar a los jesuitas –había colas, turnos y problemas–  de manera que me fui directamente a lo dos predilectos: el de los dominicos, San Esteban; y el de las dominicas, enfrente, a todas luces el más coqueto y maravilloso claustro entre los caprichosos que no se quisieron conformar con trazados geométricos perfectos. La gira terminó con el patio del palacio Salinas (diputación, hoy), otra maravilla, reconstruida, de patio irregular. Entre unos y otros, algunas muestras más de camino, a veces aderezadas con la gracia de las monjitas (no he visto monjes, de verdad), que lo enseñan o lo guardan. Ya en las ursulinas, muy de mañana, empezó la conversación:

San Esteban
Y usted, ¿es madre o hermana?
– Hermana.
– ¿Y cuál es su gracia?
– Soy la hermana Teresita.... Le regalo la estampa de la Virgen de la Leche, mire.
La hermana Teresita lleva el museo de las Ursulinas (en realidad son clarisas), en donde hay toda una serie de cuadros de Juan de Borgoña, entre otras perlas, y un catafalco en el altar mayor, de los Fonsecas.
Albas, Fonsecas, Manriques, Maldonados.... se reparten la historia de Salamanca, sobre un telón de fondo de todas las órdenes religiosas, de inmenso poder y riqueza. El viajero ha ido a ver manuscritos y, entre otros, ha echado el ojo a las ácidas polémicas entre dominicos y jesuitas a propósito de la evangelización de China (entre 1635 y 1646), que se conservan en dos tochos. No sé si por el acicate de que esos son los años finales de Quevedo, que se carteó con los jesuitas (con el padre Pimentel, por ejemplo) en tanto que dejaba escrito en su testamento que le enterraran en el convento dominico de Santo Domingo el Real de Madrid. O por el acicate y la querencia de mis buenos alumnos chinos, que este año son la mitad de un "máster" en la universidad en la que padezco.
La monjita de las dominicas vende dulces, pero la de la entrada es portuguesa:
–No me consigo quitar el acento....
– ¿Y para qué se lo va a quitar, hermana, si es más bonito así? ¿Y ya no llevan cofia?


En cuanto se mete el sol viene el frío. La luz ámbar de las farolas decora calles y alumbra la neblina. Todos los declives conducen a la melancolía, también el de esta ciudad, cada vez que pinta unas puestas de sol asombrosas al otro lado del Tormes.
El claustro del Fonseca, de noche, impone cierto respeto.

Dominicas

No hay comentarios:

Publicar un comentario