Cuaderno de pantalla que empezó a finales de marzo del año 2010, para hablar de poesía, y que luego se fue extendiendo a todo tipo de actividades y situaciones o bien conectadas (manuscritos, investigación, métrica, bibliotecas, archivos, autores...) o bien más alejadas (árboles, viajes, gentes...) Y finalmente, a todo, que para eso se crearon estos cuadernos.

Amigos, colegas, lectores con los que comparto el cuaderno

viernes, 6 de marzo de 2015

rincones de Madrid y gotas de rocío en los pétalos


Symphyotrichum novae (Aster)
cosmos sulphureus

Proboscidea Lousianica


grindelia robusta


Gaillardia aristata

Thunbergia alata
Ipomoea (campanilla),. convolvulus sabatius
Madrid no se termina por conocer casi nunca: está lleno de rincones gratos en donde ocurren cosas, a veces, como la que ahora comento, valiosas, interesantes. Anuncié hace poco en este mismo blog un recital de poesía china, de una poetisa china de hace mil años, Li Qingzhao, con doble versión –chino y español– organizada por la incansable Pilar González España, en un local de la calle Amparo (nº 92) de Lavapiés. Y a eso fui, pero me encontré con más: con un logradísimo "centro cultural" La Puerta Estrecha, organizado, por lo que vi, por mujeres, repleto de actividades –de recovecos, de cosas, de personas....– que fui curioseando libremente.

Por eso esta entrada se va a dividir en dos, la que comienza y recoge las gotas de rocío en los pétalos –motivo poético de los textos recitados– es la misma que termina, sobre idéntico tema. En medio, el recital y el anuncio de las actividades inmediatas del centro. Todas las fotos son mías, las de flores, tomadas en el Jardín de Plantes de París durante la primavera-verano pasados; he rotulado las más raras, pues abundan las ipomeas o campanillas.





Tres euros pagamos a la entrada del local para asistir al recital que, en un piso superior, acomodaba en un desván de la casa –muy vieja– un salón de actos a modo de anfiteatro, capaz creo para unas cincuenta personas. Tuve la suerte de sentarme al lado de una dama que, estoy casi seguro, era de la nacionalidad hermana, china, y me explicó al final algunas cosas. No me atreví a decirle que unas manzanas más abajo se abría una de las tabernas más jugosas del Madrid viejo, en número par de la propia calle, en donde hubiéramos podido seguir con los nombres de los instrumentos musicales entre nuestras manos. Quizá me hubiera interpretado mal y, al hacerlo, me hubiera interpretado bien.
Pilar González España
Porque el recital tuvo varias caras: la versión española, con notas explicatorias, venía de la voz espléndida de Pilar González España; la versión china, de un varón de entonación lenta; pero al fondo sonaba un "zheng", es decir la cítara china, que se dispone como una mesa y cuyas cuerdas se pulsan y tañen, produciendo una riquísima melodía. De vez en cuando, otra solista china cantaba. El fondo poético se teñía de amor y naturaleza (ciruelos en flor, pétalos húmedos, primavera, melancolía...) El público recibía todo aquello en silencio.


He buscado entre mis fotos las florales con lágrimas de humedad, para concertar con lo expuesto, lo que también se puede hacer a partir de las fotos de tan grato lugar, algo destartalado (es parte de su naturaleza), en donde tantos esfuerzos femeninos se han concentrado para cumplir un programa de actividades. Con una de sus hojas de propaganda cierro la noticia, a la que sigue una nueva floración primaveral.



Delosperma cooperi



campanula raiponce
Delphinium speciosum

Altea (Alcea rosea)


Camnpanula de Bologne


No hay comentarios:

Publicar un comentario