Cuaderno de pantalla que empezó a finales de marzo del año 2010, para hablar de poesía, y que luego se fue extendiendo a todo tipo de actividades y situaciones o bien conectadas (manuscritos, investigación, métrica, bibliotecas, archivos, autores...) o bien más alejadas (árboles, viajes, gentes...) Y finalmente, a todo, que para eso se crearon estos cuadernos.

Amigos, colegas, lectores con los que comparto el cuaderno

lunes, 5 de enero de 2015

Este blog se encarrila a su final

Se encarrila este blog a su final, después de cinco años de vida ininterrumpida. Volveré a lejas tierras, justo cuando, a mediados de marzo, se cumpla el plazo, el ciclo y la misión.
Ha de ser un ejercicio consciente de abandono, lo que probablemente ya se viene notando, sobre todo en versos.
No sé que se hace con el contenido de un blog, y alguna vez lo he preguntado. Quizá dejarlo en el aire, a ver qué pasa. Recuerdo por encima que en el blog hay un tratado de métrica, nueva, completo; una teoría de la no-literatura (parcialmente publicada en revistas italianas y francesas); inéditos (y abundantes) de autores como Quevedo (muchos), Lope, fray Luis de León, Santa Teresa de Jesús, los Argensola, Villamediana, el padre Mariana, Arias Montano, etc. Un tratado de botánica recogido en los botánicos de Madrid, Palermo, Poitiers, Lisboa, Pisa, Florencia, Buenos Aires, Qingdao, Toulouse, Granada (pequeñito, al lado de la universidad vieja), etc. Un juego de postales de mares de todos los continentes y latitudes; recetas de temporada; un repertorio de lugares de Madrid en donde se deposita documentación histórica, después de haberlos visitado; investigaciones, que sigo considerando inéditas, sobre aspectos de la poesía de Antonio Machado, Unamuno, Gelman, Blas de Otero, etc. Cosas de las que me voy olvidando.
Y luego lo que en verso se deja, por ejemplo el hastío hacia la corrupta, podrida e inútil universidad española. Mi aplauso  continuado al 15-m, que seguí prolongando a "podemos". Pero también el roce que produjeron otras sensaciones. Mi amor permanente por barbolilla; el cancionero que me provocó clara cuando hace apenas tres o cuatro años admiraba su figura espigada y desgarbada en mis clases –amores que nunca supo, claro–; mi extraña travesía por ojos almendrados...; y las constantes evocaciones que me fue produciendo esa compañera especial de nuestra existencia: la música.

Poco a poco, dejaremos los últimos versos:

lava la ropa godofredo         y dice
que no componga en laberinto versos
que ya se sabe que también los malos
ocultan su ignorancia en los    misterios

el toque de la vida en superficie
en la ropa     la cocina      un momento
nadie sabe si son solo camisas
nadie sabe quién sea godofredo

y hete aquí   que los tiempos   se aceleran
y la siemens desagua con esmero
oh dios mío    díos mio     la lejía
temblor que centrifuga al cenicero

por esta vez no vino     gabilondo
y no habrá que avisar al fontanero
 

9 comentarios:

  1. Si te vas, Pablo, déjanos aquí el cementerio de elefantes, que habremos alguno que seguiremos visitándolo en busca de todo lo bueno que contiene. Abrazos, Munir.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Munir. ¿Va todo bien? ¿Andas por Granada? Ya sabes que ahora os toca a vosotros hacer todo....

      Eliminar
  2. Mucha ironía en el poema que encuentra lo que busca: una sonrisa.
    Se puede saber por qué quieres cerrar el blog?
    Bicos.

    ResponderEliminar
  3. Muy buena su idea: si tiene nueva y buena vida, si emprende viaje a lejanas tierras, si tiene nuevos proyectos ... hora es de cambiar de blog (éste con documentación y entradas muy buenas y con la generosidad de documentación compartida). El título nunca fue de justicia porque buenos y malos puros no existen, los que fueron malos en su día luego pasan por buenos y viceversa. Así que no fue nunca verdad que "han ganado los malos"; es el tiempo, todo es cambiante y cada uno hace lo que puede en el tiempo que le ha tocado en la vida. Gracias, siempre.

    ResponderEliminar
  4. tres comentarios generosos, en buena medida compartidos, a los que agradezco lo que dicen.

    ResponderEliminar
  5. Pues eso, no hay que cerrar puertas; el viento se encargara de hacerlo con un portazo . Aun así se puede abrir otra...como todo en la vida.

    ResponderEliminar
  6. Lo siento, no me gustan las despedidas. No me resigno. No puedes marcharte sin más. ¡Cinco años! ¿Acaso cumple el contrato con esta empresa o algo así? ¿A dónde vas a ir que esté más alejado que China? ¡Y desde allí lo publicabas todo! ¿Vas a dejar de fotografiar lo que te guste? ¿Vas a dejar de opinar, de hacer versos? ¿También dejas la edición? ¿Ya no harás reseñas ni críticas a las nuevas publicaciones? ¿Vas a dejarnos así... sin más? No puedo creerlo. Abre otro blog, si no puedes continuar con éste, pero antes de dejarlo, haznos saber dónde podremos encontrarte. ¿De acuerdo?
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. !qué generosa eres, Victoria! He medio redactado una medio entrada para mañana en la que te doy las gracias e intento contestarte.

      Eliminar
    2. Por cierto, haré pronto viaje largo y más lejos, a China también.

      Eliminar