Cuaderno de pantalla que empezó a finales de marzo del año 2010, para hablar de poesía, y que luego se fue extendiendo a todo tipo de actividades y situaciones o bien conectadas (manuscritos, investigación, métrica, bibliotecas, archivos, autores...) o bien más alejadas (árboles, viajes, gentes...) Y finalmente, a todo, que para eso se crearon estos cuadernos.

Amigos, colegas, lectores con los que comparto el cuaderno

viernes, 24 de octubre de 2014

la oscura región de Garcilaso y el Qingdao de los alemanes

La flor del loto 
Uno de los últimos paseos en Qingdao fue para recorrer la parte de la ciudad que fue residencia de los altos cargos durante las varias colonizaciones alemanas, lo que todavía se aprecia no solo en este barrio, sino en toda la zona del puerto, en donde quedan viejas cervecerías y de donde son –alemanes– los pocos turistas que he visto. En el barrio que rodea la segunda playa, uno de los más selectos de Qingdao, visitamos la casa del general Chiang Kai-Shekel lider nacionalista que acabo siendo el dictador de Taiwan y desde cuyos salones y ventanales se admira el poniente sobre el mar, todo un símbolo. La casa está prácticamente vacía. El barrio, por cierto, luce una buena parte de casas edificadas por prestigiosos arquitectos rusos, sobre todo en las décadas de los veinte y de los treintas, antes quizá de que la rivalidad nacionalista-comunista, una vez derrotados los japoneses, se hiciera evidente. 



En aquella parte las zonas arboladas y hasta ajardinadas son abundantes; se encuentran lagunas y parques creados para conseguir una atmósfera exquisita, quizá garcilasiana. El viajero lo dice porque en esa visita y en aquella atmósfera a lo mejor ocurrió lo que idealiza el primer verso, que también puede haber sido una lanzadera de la imaginación, claro.



pasó cerca quien nunca había venido
los versos escuché de Garcilaso
temblaron al saber algo de qué
temblaron al saber algo de cuándo

al viento que movía los deseos
las ramas de los arboles hablaron
repiten lo que a veces tanto han dicho
pero esta vez más lejos   y más claro

no había fuente donde ver el agua
y en estos tiempos anda oculto el llanto
pero yo sé que el mar sería poco
para explicar sin más lo que ha pasado

oscura la región donde se olvida
pasó     vino muy cerca      estuvo al lado


No hay comentarios:

Publicar un comentario